14 de noviembre de 2013 / 12:59 p.m.

Monterrey.-Un joven murió y quien era su hijastro también falleció, luego de suscitarse un incendio al parecer por un corto circuito en la planta baja de la vivienda que habitaban, mientras ellos dormían en los cuartos de arriba, resultando dos personas lesionadas..

Quienes no sobrevivieron al siniestro fueron Oscar Alberto Mejía Baca, de 18 años de edad y Dylan Tapia Luna, de siete, mientras que un menor de tres años y la madre de los niños resultaron con lesiones.

Paramédicos de la Cruz Roja Metropolitana atendieron a Israel Tapia Luna, de tres años, quien fue llevado en primera instancia a la clínica seis del Seguro Social, pero luego lo trasladaron al Hospital de Zona 21 del IMSS, donde su estado de salud es reportad como grave, ya que tiene el 90 por ciento de su cuerpo con quemaduras de segundo y tercer grado.

También, auxiliaron a Samantha Luna Flores, de 21 años, madre de los dos pequeños, quien presenta una probable fractura de tobillo izquierdo por caer de las escaleras.

De acuerdo a los datos proporcionados, Oscar Alberto vivía en unión libre con Samantha, peo no era el padre de los menores y tenían poco menos de un año de vivir en esa casa.

Un aparente corco circuito habría ocasionado que comenzara el incendio en la planta alta, por lo que el humo invadió la vivienda.

La familia alcanzó a despertarse por el denso humo y quien bajó para salir al porche fue Samantha, que se encontró con el barandal cerrado con dos candados que solían colocar por seguridad.

Los gritos de auxilio alertaron a los vecinos, quienes pensaban que estaban golpeando a alguien, por lo que al salir observaron el incendio.

Con mazos, martillo y una sierra tumbaron los candados, llegando en bicicleta elementos de la Policía de Escobedo como primera respuesta, pidiendo el apoyo.

Mientras llegaba el auxilio, con cubetas y mangueras trataba la gente de sofocar las llamas, arribando personal de Protección Civil de Escobedo, quienes rescataron a los dos pequeños, no así al joven que murió en el lugar.

En una ambulancia de la Cruz Roja los dos niños fueron llevados a la clínica mencionada, pero fue el de siete quien falleció ahí en el nosocomio.

Vecinos relataron que los bomberos tardaron más de media hora en llegar, por lo que nada pudieron hacer por la familia.

Al conocerse la noticia, la familia de Oscar Alberto cayó en una crisis de histeria, siendo su mamá Nancy Liliana Baca Reyna, de 42 años, quien quedó sentada en la banqueta.

Los vecinos también lamentaron lo sucedido, ya que manifestaron, el joven era tranquilo mientras que el pequeño jugaba con los niños de la cuadra.

Por el momento el caso ya es investigado por el Ministerio Público y personal de Servicios Periciales, para asegurar que el siniestro fuera a causa de un corto circuito.

Iram Oviedo