30 de diciembre de 2013 / 02:27 p.m.

La canciller alemana, Angela Merkel, expresó hoy su "profunda conmoción" por el accidente de esquí sufrido por el expiloto Michael Schumacher, así como su absoluto respaldo a la familia del siete veces campeón del mundo de Fórmula Uno.

"La canciller y los miembros de su Gobierno están tan profundamente conmovidos por el accidente de Schumacher como tantos otros millones de alemanes", apuntó el portavoz del Gobierno, Steffen Seibert.

"Esperamos que Michael Schumacher pueda superar las lesiones sufridas", prosiguió el portavoz, para desear a continuación a la esposa, hijos y resto de familiares del expiloto "toda la fuerza" que precisen en estos momentos críticos.

Schumacher permanece en "situación crítica" y su vida corre peligro, indicaron hoy fuentes del hospital de Grenoble (este de Francia) donde fue intervenido tras el accidente de esquí que sufrió el domingo.

"Está en una situación crítica. Se puede decir que su pronóstico vital está en entredicho. Su estado es muy grave", declaró el doctor Jean-François Payen, jefe del servicio de reanimación del hospital universitario (CHU).

Schumacher se encuentra en coma artificial inducido por medicamentos y, según el doctor, es prematuro hacer pronósticos sobre su evolución o su futuro.

El expiloto, de 44 años, sufrió ayer un grave accidente cuando practicaba esquí en los Alpes franceses, al caer y golpearse el cráneo contra una roca.

Schumacher llevaba puesto el casco de protección y se considera que, de no haber sido así, probablemente habría muerto, dada la violencia del choque.