14 de agosto de 2013 / 10:37 p.m.

Sin Lionel Messi, Argentina se impuso el miércoles 2-1 a Italia con goles de Gonzalo Higuaín y Ever Banega, en un partido amistoso en homenaje al papa Francisco jugado en el estadio Olímpico de Roma.

"Pipita" Higuaín anotó el primer gol a los 20 minutos con un potente derechazo desde el borde del área chica, tras recibir el balón de Erik Lamela.

El segundo lo firmó Banega a los 48, poco después de entrar a la cancha, al rematar con potencia desde la entrada al área grande en la culminación de un buen contragolpe, en el que recibió el pase final de Higuaín.

Lorenzo Insigne descontó a los 76 para Italia con un tiro suave, alto, muy preciso, desde fuera del área, que hizo estéril el vuelo del portero Mariano Andújar.

Tras el gol, Italia buscó con insistencia el empate.

A los 67, un tiro libre de Alessandro Diamanti se estrelló en el travesaño, la primera ocasión clara de gol de parte de una opaca Italia, que lamentó la ausencia, por lesión, de Mario Balotelli, su atacante más peligroso.

Tras el primer tanto, Italia trató de reaccionar, pero perdió balones fáciles en el área de Argentina, que fue siempre fue más peligrosa que el anfitrión.

Messi se perdió el partido por una sobrecarga muscular en el muslo izquierdo, y regresó a Barcelona para continuar con su recuperación de cara al comienzo de la liga española el fin de semana.

La primera ocasión de gol fue de Argentina a los 13 minutos con Rodrigo Palacio que entró en el área rival y cedió a Angel De María, quien controló mal el balón a la altura del área chica y perdió una buena oportunidad.

Palacio botó un gol cantado a los 45, cuando elevó la pelota por encima del travesaño ante el arco vacío.

Higuaín, el mejor jugador del partido, fue reemplazado a los 61 por Ezequiel Lavezzi.

De María, a los 80, atravesó gran parte de la cancha en un slalom en el que dejó en el camino a varios adversarios, pero no alcanzó a superar al arquero italiano.

El portero Federico Marchetti evitó el tercer gol de Argentina en los descuentos, ante un tiro de Maxi Rodríguez.

El pontífice, quien recibió el martes en audiencia privada a los planteles de ambos seleccionados, no asistió al estadio, tal como se había confirmado oficialmente.

Fue el primer encuentro entre ambos seleccionados después de más de 12 años y medio, tras la victoria de Argentina por 2-1 en Roma en 2001.

AP