26 de abril de 2013 / 01:14 a.m.

Como lo había prometido, luego de jugar la final de ida de la CONCACAF ante Santos el pasado miércoles, Luis Miguel Salvador, directivo del Monterrey, se enfoca ya en el clásico regio de este fin de semana.

El presidente deportivo albiazul, le da la importancia a este partido donde se juegan la calificación a la liguilla.

“Ahora meternos de lleno al clásico que es el sábado, un partido muy importante, prácticamente ahí nos estamos jugando mucho de la calificación y lo sobresaliente es que le equipo está consciente de eso. Yo creo que no hay que pensar en los demás, hay que pensar en nosotros, hacer lo que nos corresponde, pero sí pensar en nosotros sin pensar en los demás.

“Seguimos dependiendo de nosotros, ya pasamos ayer el primer obstáculo en Torreón, un empate a cero, ahora hay que ganar para ser campeón en CONCACAF y ahora hay que pensar igual, esos tres puntos son muy valiosos. Nosotros hay que hacer lo que nos corresponde lo de la CONCACAF vamos hacer una pausa y vamos a buscar los tres puntos”, señaló.

La pregunta que no ha querido responder por priorizar el duelo de la Concachampions se le hizo nuevamente a Salvador, ¿Quién llega como favorito a este Derby?

“La realidad es que estamos en circunstancias distintas, ellos están de líderes generales, calificados, nosotros estamos peleando calificar, pero un clásico es la magia que tiene, de que ahí no hay números, no hay estadísticas, todo puede pasar, nosotros nos vamos a abocar a hacer un buen partido para conseguir el objetivo que son los tres puntos.

“Lógico, Tigres ha hecho una gran campaña por algo es el líder general, pero lo importante es que el clásico se empieza de cero, son partidos diferentes, el sábado hay que jugarlo, hay mucha ilusión, sabemos de lo importante que es el resultado”, aseguró.

Respeta arbitraje de CONCACAF

Luego de la polémica expulsión a César Delgado en el partido de ida de la Concachampions en la serie final, Luis Miguel Salvador, no entró en polémica, dijo respetar al arbitraje de esta justa.

“Desgraciadamente CONCACAF tiene una política que las decisiones del árbitro son inapelables a pesar de todo hay que estar orgullosos del equipo, con diez hombres al minuto veinte se comportó y sacó el resultado.

“Hay que ganar y ojalá que ese tipo de decisiones es un futuro las vayan valorando, porque creo que antes de la expulsión del Chelito hubo unas entradas hacia él que creo que eran para más y no se juzgó de la misma manera”, sentenció.

Salvador dijo no tener ahora ningún problema con que Marco Antonio Rodríguez pite la final de vuelta del torneo de CONCACAF, luego de que en el Apertura 2005 expulsara a 3 elementos Rayados en la final de ese torneo.

“No tengo ningún problema, nosotros vamos a tratar de seguir trabajando y vamos a hacer lo que nos corresponde para hacer el trabajo más fácil al cuerpo arbitral, Marco es bienvenido, sabemos que es un árbitro con mucha capacidad y con una experiencia muy grande”, finalizó.

Jair Ramos