6 de febrero de 2013 / 02:17 p.m.

La procuradora general de Justicia de Guerrero, Martha Elba Garzón, confirmó que entre las seis mujeres españolas violadas en Acapulco el pasado lunes había una mexicana, quien se salvó de la agresión sexual tras identificarse como tal.

"“A la mexicana no la agredieron; la salvó el hecho de ser mexicana"”, dijo Garzón en entrevista radiofónica con Ciro Gómez Leyva para Radio Fórmula.

"“Ella comenta que se identificó con los hombres; les pide que no la violen y le dicen que había pasado la prueba por ser mexicana y no la tocan”", añadió Garzón.

Aseguró que en la casa donde ocurrió el ataque vacacionaban 12 españoles (seis mujeres y seis hombres), además de la mexicana que los acompañaba.

“"Estaban 13 personas: unos estaban afuera, descansando, y las mujeres estaban en el interior, cuando llegaron estas personas (agresores). Primero amordazan a las personas que estaban afuera y después entran a hacer las fechorías lamentables que todo mundo sabe"”, narró.

En España, senadores del Partido Popular (PP) aseguraron que la violación de las seis ciudadanas de su país ocurrida en Acapulco es “una barbaridad”, pero pidieron no estigmatizar ese destino turístico, debido a que un hecho de esa naturaleza pudo ocurrir en cualquier parte del mundo.

"“México es mucho más que eso, aunque este tipo de cosas nunca ayudan. Lo que ocurrió en Acapulco pudo ocurrir en otros sitios”", dijo el vocero de ese órgano político en la Comisión de Asuntos Iberoamericanos del Senado, Dionisio García.

El alcalde de Acapulco, Luis Walton Aburto, utilizó el pasado lunes la misma frase (“"esto sucede en cualquier parte del mundo”") para referirse al ataque contra 12 españoles y una mexicana hospedados en Barra Vieja. Sin embargo, ayer se disculpó.

“"Condenamos y reprobamos cualquier tipo de violencia, en particular contra las mujeres. Quiero ofrecer una sentida disculpa pública por haber dicho que los lamentables hechos que afectaron a seis turistas españolas y a sus acompañantes suceden en todo el mundo"”, indicó el funcionario en un comunicado.

El alcalde dijo que se malinterpretaron sus palabras y aseguró que no tuvo intención de lastimar a las víctimas, ni minimizar lo ocurrido en Barra Vieja.

En tanto, el gobierno de España descartó pronunciarse por el momento sobre el caso.

MILENIO se puso en contacto con la Oficina de Información Internacional, dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores, donde se dijo que el asunto se está tratando con la “máxima discreción” y por ello no habrá declaraciones por ahora.

Las autoridades consultadas explicaron que el tema ya está en manos de un grupo diplomático, coordinado por la embajada de España en México, que está en comunicación permanente con funcionarios mexicanos en territorio nacional.

“"No pensamos emitir ningún tipo de comunicado por ahora. Hay que entender que el asunto es muy delicado y debe ser tratado con la mayor discreción"”, señalaron las mismas autoridades.

Por la noche la Secretaría de Relaciones Exteriores emitió un comunicado en el que señala que el gobierno de México “lamenta las agresiones” contra el grupo de turistas españoles y una ciudadana mexicana en el puerto de Acapulco.

"“Desde que se tuvo conocimiento de los hechos, los ciudadanos españoles han recibido la debida asistencia consular de su país. Primero a través del cónsul honorario de España en Acapulco y posteriormente del cónsul general de España en México, quien se trasladó a esa ciudad"".

Silencio oficial

En la Oficina de Información Internacional tampoco quisieron revelar la región de donde son las víctimas. Pero se supo que no han pedido su repatriación.

Francisco Ramírez, también senador del Partido Popular español, condenó lo sucedido en Acapulco e hizo un llamado a que esos hechos no se produzcan otra vez. “"Esperamos que la justicia mexicana llegue hasta las últimas consecuencias y resuelva el asunto”", señaló.

"“Esto pasa en muchos sitios y no solamente en México. También suele pasar en países con más desarrollo"”, dijo el legislador.

Pilar Serrano, del Partido Socialista Obrero Español, también calificó los hechos de “bárbaros” y destacó que esto “"afecta a México y a cualquier país donde ocurran esas agresiones"”.

Para el catalán Manuel Plana, de Convergencia i Unió, los hechos son deleznables. "“Tengo entendido que las chicas estaban en viaje de turismo (...) Esta imagen no es buena. Pero tampoco se puede generalizar”".

Claves

Apoyo del estado

- El gobierno de Guerrero lamentó la agresión contra turistas españolas, y advirtió que no quedará impune, pues se tiene el compromiso de capturar a los responsables de los hechos.

- Al mismo tiempo, indicó que mantiene constante comunicación con las víctimas y las autoridades consulares de España, a fin de ofrecerles ayuda y garantizar apoyo incondicional.

- Se trabaja de manera coordinada con instancias federales y locales para dar con el paradero de los delincuentes, tanto en la zona de Acapulco, donde fueron atacados los españoles y una connacional, como en la Costa Chica”, señaló en un comunicado.

"“MERECEN QUE LOS CASTREN”"

El presidente de la Comisión de Gobierno del Congreso de Guerrero, Bernardo Ortega Jiménez, solicitó que se ubique, detenga y castre a los delincuentes que atacaron a las seis turistas españolas.

El legislador del PRD discrepó con el alcalde Luis Walton en el sentido de que hechos como ocurrido el fin de semana en Barra Vieja sucedan en todas partes.

"“Eso no debe pasar en ninguna parte, mucho menos cuando estamos en plena etapa de recuperación turística. Hay que buscar a los responsables, meterlos a la cárcel y, la verdad, perdón pero merecen que se les castre”".

En tanto, contingentes de fuerzas federales, estatales y municipales fueron desplegados en Barra Vieja, en la Zona Diamante de Acapulco, en operativos de seguridad y vigilancia, cuyo objetivo es localizar a los sujetos que violaron a seis españolas el pasado lunes.

Desde el mediodía de este martes más de un centenar de marinos, militares y policías estatales y municipales aplican dispositivos de seguridad y vigilancia en la carretera.

El director de la Policía Ministerial, Marcos Esteban Juárez Escalera, afirmó que en las investigaciones ya se tienen evidencias que pueden conducir hasta los responsables.(Rogelio Agustín Esteban y Javier Trujillo/Guerrero)

 — REDACCIÓN