NOTIMEX
12 de noviembre de 2013 / 01:46 a.m.

Los Ángeles.- Con sus realizadores México ha abierto las aguas de Hollywood, afirmó el cinematógrafo Gabriel Beristain, quien sugirió hacer más cine de género e impulsar la continuidad como clave para mantenerse en este mercado.

"Tenemos una larga lista de cinematógrafos mexicanos que son reconocidos aquí junto con directores como Guillermo del Toro, Alejandro González Iñárritu o Alfonso Cuarón en algo que no es nuevo sino que ya llevamos muchos años de logros", señaló en charla con Notimex.

"Ya estamos adentro y estamos refrescando a esta industria que se ha perdido en la visión corporativa mientras que nosotros les hemos traído imaginación", aseguró el hijo del actor Luis Beristain, quien fue dirigido por Luis Buñuel en "El ángel exterminador".

"Estamos logrando dos cosas muy importantes no sólo en capturar este mercado ávido de saber de nosotros, de México y su cultura y de refrescar a la industria que se hundió en lo corporativo y en la fórmula", aseguró.

Beristain, con más de dos décadas de radicar en Hollywood, manifestó que la frescura e imaginación de directores y cinematógrafos mexicanos "es lo que se ha conjuntado en esta solidez y presencia".

Señaló que el triunfo de Eugenio Derbez con "Instructions not include" es la más reciente muestra de que es urgente la continuidad con historias de humanidad y universales, para lograr el sello mexicano en Hollywood.

"Después de ésta vino la película de Jaime Camil, pero ya deberíamos tener la que sigue y la que sigue con historias trascendentales, porque la audiencia esta ávida de historias y ahí es donde debemos hacer un cine de género", sugirió.

"De dar esa continuidad romperemos la estructura de Hollywood en un proceso que se inició con ?Como agua para chocolate?, que necesitó de esa continuidad y en donde nos ha faltado, pero con lo que ha pasado estoy muy feliz", resaltó.

Destacó que en cinematógrafos mexicanos la presencia ha sido inobjetable: "Está Emmanuel Lubezki, Rodrigo Prieto, Xavier Pérez Grobet y Paco Murguía, entre otros y en una lista interminable y eso es verdaderamente alentador".

Señaló que en la próxima temporada de premios es un hecho que vendrán triunfos para mexicanos, "uno de ellos va a ser ?El Chivo? Lubezki, a quien ya se le debe el Oscar desde hace bastante tiempo".

En la década de los 80, cuando estuvo en Londres, Beristain ganó el Oso de Oro en el Festival de Berlín, por "Caravaggio" y desde hace dos década radica en Estados Unidos, donde ha trabajado en más de dos docenas de películas y comerciales.

Entre las cintas que ha participado destacan "Blade", "The ring 2", "Iron man" y "Iron man 2", "The Green mile" y "SWAT", entre muchas más.

Beristain señaló que en breve se irá a trabajar con Guillermo del Toro a Toronto, para después regresar a hacer producciones de Marvel.

"Mientras que Hollywood se está metiendo a un mundo de fórmula en México se está dando gente que están creando con tremenda imaginación y claro, de ahí vienen los Cuarón, Del Toro y González Iñárritu en este movimiento de gentes maravillosas", dijo.

"Los realizadores mexicanos han demostrado su gran talento en México y después han venido a Estados Unidos, y de aquí una forma u otra han demostrado que la imaginación desde luego es un arma muy poderosa e impactante", insistió.

Beristain se ha mantenido activo. El año pasado trabajó para Marvel en fotografía adicional para "Iron Man 3" y también para "Thor 2", además que participará el año próximo en la serie de televisión para Marvel, "Peggy Carter".

También estará haciendo supervisión visual de una animación que produce Guillermo del Toro para Fox, que se llama "El libro de la vida", una historia muy hermosa sobre la tradición mexicana del día de muertos.

Al preguntarle sobre la sensación que podrían tener los cinematógrafos de estar en una posición de segundo término, detrás de actores o directores, respondió que eso nunca ha sido una carga ni nada fuera de lo común.

"Al contrario, mi más grande sueño es realizar un trabajo trascendental y maravilloso en donde ni siquiera se note la labor del cinematógrafo y en todo el proceso de producción", enfatizó.

Sobre el orgullo de ser mexicano y el haber tomado el camino largo de primero irse a Londres y luego a Estados Unidos, compartió que "cada que se da un triunfo es mi triunfo absoluto y esto lo celebro siempre".

"Lo más difícil que me ha pasado cuando vi una película que ha hecho un paisano mío y que no me gustó tanto no me importa voy y miento por el orgullo por saber que hay un gran esfuerzo detrás de ello", señaló.

"Porque lo que se esta haciendo es que estamos partiendo y abriendo las aguas de este lugar y si gradualmente hemos entrado y estamos logrando veo que nuestra obligación va más allá ya no es solo México sino con el cine y con el mundo", finalizó.