21 de julio de 2013 / 11:45 p.m.

Al caer el telón del Campeonato Mundial de Tae Kwon Do Puebla 2013, México se quedó con las ganas de su segundo oro y debió conformarse con la plata, luego de que el seleccionado nacional, René Lizárraga, fue superado por el representante de Alemania, Tahir Guelec, que se llevó la honra por 8 puntos a 7 en la gran final de la categoría para menos de 80 kilogramos en la rama varonil.

Aduana en la que el germano puso el 0-1 al término del primer asalto, lo que en el segundo capítulo impulsó la reacción del tricolor con el 4 por 1, que sobre el final, generó la polémica y reclamos de parte de los alemanes, que culminó con cambio de petos, lo que no afectó el devenir del resto del combate sobre el tatami del Centro Expositor.

Al abrirse el tercer round, fue el alemán quien vino de atrás para pronto igualar el tanteador a cuatro, sin embargo una doble amonestación de Lizárraga dio la ventaja al contrario, que en un siguiente ataque del exponente tricolor, que sólo sacó un punto, conectó al rostro de René para escribir la historia con el 8 por 7 final para el teutón.

Así, México consiguió la mejor actuación de todos los tiempos con la obtención de su quinto metal, una de oro, tres de plata y una de bronce, donde los nombres de Christian Alvarado, René Lizárraga, Abel Mendoza, Briseida Acosta y Damián Villa quedarán por siempre grabados en los registros del tae kwon do nacional

Una ruta complicada

En su camino al sub campeonato mundial, Lizárraga arrancó con claridad la ronda inicial al vencer por superioridad manifiesta en el segundo asalto al representante de Colombia, Deivis Escorcia, por 17 a 2, lo que más tarde fue replicado en la fase de los dieciséis mejores ante el exponente de Qatar, Mahmoud Abdel Rahim, por 12 tantos a 7.

Ya en los octavos de final, de manera más que dramática, René impuso condiciones en contra del polaco, Piotr Pazinski, al que venció apretadamente por 7 a 6, lo que lo llevó a la cita con la historia, donde en cuartos, encaró a la leyenda, al quíntuple campeón mundial y doble olímpico, el norteamericano Steven López, al que derrotó contra todos los pronósticos por un 8 a 5, lo que en ese momento lo colocó como candidato favorito al título.

Justo en la fase de semifinales, en la que se vio las caras con el español, Nicolás García, el sonorense le puso emoción al combate, al irse hasta la definición por punto de oro, en la que fue mucho más certero y veloz que su contrincante, para avanzar por 6-5 al duelo decisivo donde se quedó debajo del alemán Tahir Guelec.

Edgar González