7 de octubre de 2013 / 07:04 p.m.

México.- Con el inicio formal del 48 periodo extraordinario de sesiones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que se efectuó en la ciudad de México, se consolidó el diálogo jurisprudencial entre los órganos internacionales y las naciones comprometidas con el respeto a los derechos humanos.

En la inauguración, celebrada en la sede de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, participaron el ministro presidente de esta instancia, Juan Silva Meza; el presidente de la Corte Interamericana, Diego García-Sayán, y el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, en representación del presidente Enrique Peña Nieto.

Todos ellos resaltaron el compromiso constitucional del Sistema Interamericano y de los Estados que lo integran para avanzar en el respeto y promoción de los derechos humanos, a partir de la decisión soberana de las propias naciones.

En su oportunidad, Osorio Chong afirmó que la actual administración mantiene un compromiso indeclinable con el respeto a los derechos humanos, pues está convencido de que es la mejor vía para un México incluyente, justo y en paz.

Como muestra de ello, citó la cabal aceptación de las sentencias de la Corte Interamericana y los esfuerzos para su total cumplimiento, lo que demuestra su apego a la agenda de los derechos humanos, cuando en otras latitudes se les cuestiona.

El funcionario destacó las iniciativas mexicanas en la materia, como la creación de un fideicomiso sin precedentes en América Latina previsto en la Ley General de Víctimas, para compensar a quienes hayan resentido violaciones a sus derechos humanos o los de sus dependientes.

Ante los jueces de la Corte Interamericana que sesionarán en esta ciudad, expuso la creación del concepto de justicia restaurativa, prevista también en la Ley General de Víctimas, para restituir en lo posible las violaciones a los derechos humanos.

En su oportunidad, el presidente de la SCJN, Juan Silva Meza, habló del efecto positivo en la ampliación de los derechos humanos que ha tenido en México el quehacer jurisprudencial de la Corte Interamericana.

Hizo notar que a partir de la reforma constitucional en materia de derechos humanos en México, la Corte Interamericana "también es nuestra corte", por eso la necesidad de fortalecerla y armonizar su trabajo con el realizado por el Poder Judicial del país.

Recordó que por decisión soberana del país, los criterios adoptados por la Corte Interamericana son vinculantes para México, pero subrayó que se puede constatar que el Tribunal Interamericano ha utilizado en sus sentencias criterios desarrollados por la corte mexicana, en concordancia con el diálogo jurisprudencial de los tiempos que corren.

A su vez, el presidente de la Corte Interamericana, García-Sayán, destacó el proceso democratizador de América Latina que se evidencia con el tipo de asuntos que resuelve la Suprema Corte al pasar de las violaciones masivas y sistemáticas de derechos humanos al ejercicio pleno de las libertades y derechos de los ciudadanos.

Sin embargo, hizo hincapié en no perder de vista que la Corte Interamericana es un espacio subsidiario y complementario en la defensa de los derechos humanos de los pueblos de América Latina, ya que la labor esencial sigue recayendo en los sistemas normativos internos de cada país.

En este sentido, subrayó que el control de la convencionalidad ex officio le corresponde en primera instancia a los jueces de cada país, de acuerdo a sus competencias establecidas en sus ordenamientos nacionales.

Los jueces de los países signantes de la Convención Interamericana de los Derechos Humanos no son una extensión de la Corte Interamericana, sino los responsables de garantizar el pleno ejercicio de los derechos humanos y el sistema interamericano sólo refuerza y fortalece esta función, recalcó.

NTX