12 de noviembre de 2013 / 08:16 p.m.

Miguel Herrera, técnico de la selección mexicana, afirmó que no sólo vencerán a Nueva Zelanda, sino que el objetivo para el partido de "ida" de este repechaje será conseguir un resultado abultado que prácticamente defina la serie hacia la Copa del Mundo Brasil 2014.

"Estoy seguro que vamos a ganar, ¿Finiquitar la serie? Ojalá. Estamos pensando llevarnos un marcador amplio para lograrlo, pero no puedo asegurarlo, (lo ideal sería ganar) arriba de tres goles, dos son buenos, pero arriba de tres (mejor)", dijo.

"Las goleadas, siempre he dicho que tiene que ser abismal la diferencia entre los equipos; hoy en día no las hay, son accidentes. Estamos seguros que será un partido disputado, pero vamos a ganar, seguro".

Herrera explicó que conocen bien las características de juego de su rival, por lo que pusieron mucho ímpetu en el juego aéreo, sobre todo en evitar que se den este tipo de situaciones.

"Hemos trabajado mucho en la pelota divida. Sabiendo que el delantero aguanta bien la pelota, lo más seguro es que perdamos en el juego aéreo, pero estaremos listo para la segunda jugada, marcar bien, hacer que juegue para atrás", planteó.

Descartó que exista un exceso de confianza, al señalar que más bien conoce la capacidad de su equipo y de lo que es capaz de hacer en la cancha.

"No menospreciamos, no será partido fácil, si lo hacemos fácil será por el buen trabajo dentro de la cancha. Ellos tienen gente de mucha talla, tiene clara su forma de jugar y no será nada fácil, no estamos confiados.

"La confianza radica en el trabajo y en los ensayos, nos da seguridad su labor que han hecho y el entrenamiento día con día", acotó.

Destacó que deberán ser pacientes, pues "no podemos meter goles en cada llegada porque el rival cuenta. Tienes que trabajar mucho no desesperarte buscar los espacios, un disparo de media distancia que nos abra la posibilidad, pero de que verán un equipo vertical, eso es seguro".

Además, dijo, "debemos ser verticales, conscientes y serenos. Queremos ser muy claros dentro de la cancha, hemos trabajado a balón parado porque queremos hacerles daño, tenemos gente de mucha estatura, su balón parado puede ser muy peligroso y hemos hablado de que no debemos regalarles ocasiones en ese aspecto".

Finalmente, dejó en claro a la selección de Nueva Zelanda que sí habrá apoyo por parte de la afición azteca, pero dentro de lo deportivo, sin entrar en otro tipo de situaciones.

"Somos un país a toda ma... Los recibimos con los brazos abiertos, no les damos serenata, no hacemos esas tarugadas, en la calle la gente se puede meter con ellos, pero ofrecemos esas circunstancias que vivimos en Centroamérica", sentenció.

NOTIMEX