10 de noviembre de 2013 / 06:34 p.m.

El español Marc Márquez (Repsol Honda) afirmó hoy, tras proclamarse campeón del mundo de MotoGP después de acabar tercero en el Gran Premio de la Comunidad Valenciana, que ha hecho realidad un sueño.

"Es un sueño que se ha hecho realidad. Estoy en un sueño y quiero disfrutar de este momento. Hay que disfrutar de este momento porque nunca sabes si se va a volver a repetir. No le puedo pedir más a esta primera temporada en MotoGP", señaló en rueda de prensa.

Márquez reconoció que a veces le resultó difícil mantenerse en esa tercera posición que le aseguraba el título viendo "cómo Dani (Pedrosa) y Jorge (Lorenzo) luchaban por delante y con la afición animando". "Pero lo más inteligente era quedarme ahí para conseguir el campeonato", destacó.

El piloto de 20 años reconoció que cuando pasó por la línea de meta tras la última vuelta se le escapó "alguna lagrimilla por debajo del casco".

"En ese momento te acuerdas de muchas cosas, de toda la gente que te ha ayudado, aunque lo más emocionante ha sido cuando llegas con tu equipo y ves en los ojos su alegría", añadió.

Preguntado por la próxima temporada, comentó: "El año que viene va a ser difícil mejorar el campeonato que hemos hecho. Plantearemos la temporada para luchar por el título, no me queda otra".

Marc Márquez ha querido quedarse siempre al margen de las críticas que su estilo de pilotaje generaba, intentado con ello que esa presión añadida no le perjudicara en los momentos decisivos y que durante la temporada le ha costado tres puntos de penalización en su carné de piloto (el cuarto habría supuesto salir último en un Gran Premio).

"Al final siempre escuchas a todo el mundo y respetas las opiniones aunque no las compartas. Para mí eso ha sido otra motivación, ver cómo se estaba intentando desestabilizarme por otro lado, pero eso me hacía más fuerte", concluyó.

EFE