17 de marzo de 2013 / 03:50 p.m.

Michoacán y México • La delegación estatal de la Procuraduría General de la República (PGR) dejó en libertad a 20 de los 21 retenidos por los policías comunitarios en la tenencia de Felipe Carrillo Puerto, conocida como La Ruana, del municipio de Buenavista Tomatlán.

La dependencia precisó que el Ministerio Público federal no les pudo comprobar algún delito, solo a uno le halló antecedentes penales por homicidio en Estados Unidos, por lo que será puesto a disposición de las autoridades que lo reclaman.

El jueves pasado, el grupo de autodefensa entregó al Ejérctio y a la Policía Federal a 21 retenidos, a quienes acusaba de tener vínculos con Los caballeros templarios.

Entre los retenidos se encontraban el director de la policía municipal (a quien aprehendieron el 4 de marzo) y una mujer señalada de proveer alimentos a los integrantes de ese grupo criminal.

Todos fueron trasladados por las fuerzas federales en camionetas blindadas, y con el resguardo de helicópteros, a las oficinas de la delegación estatal de la PGR.

Como dos de los 21 señalados son menores de edad, fueron puestos a disposicón de la Procuraduría Social de Atención a las Víctimas de los Delitos (Províctima). Sin embargo, contra ellos no hubo pruebas para relacionarlos con la delincuencia organizada.

Entre la noche del viernes y la madrugada del sábado, luego de que el representante social federal efectuara las diligencias correspondientes, quedaron en libertad los 20 que habían si-do presentados.

Funcionarios aclararon, además, que la Procuraduría de Justicia estatal investigará ahora a integrantes de la policía comunitaria en La Ruana por el delito de privación de la libertad, a fin de atender la demanda que presentaron en días recientes familiares delos retenidos.

En esa comunidad los guardias civiles han emprendido un combate frontal contra Los caballeros templarios, a quienes acusande extorsionarlos.

MILENIO publicó ayer una crónica en la que se da cuenta de cómo las policías comunitarias destruyeron altares en honor a San Nazario Moreno, líder de la banda.

“Las destruimos porque simbolizan la muerte, el sufrimiento y la extorsión que hemos sufrido”, dijo un habitante de La Ruana.

El 7 de marzo pasado, el Ejército detuvo a 34 integrantes de la autodefensa de Buena Vista Tomatlán, a quienes acusó de haber sido armados por el cártel de Jalisco Nueva Generación, ligado a Joaquín El Chapo Guzmán.

Incluso al día siguiente, la PGR confirmó que cuatro de esos detenidos tienen en su contra una averiguación previa en Sinaloa por pertenecer a la mencionada agrupación delictiva.

El 12 de marzo, el Ejército capturó a 17 integrantes más de la guardia civil en La Ruana, quienes llevaban armas de grueso calibre.

Un día después, aldrededor de 100 habitantes de esa localidad increparon por varias horas a 47 militares por la detención de los 51 guardias. Luego de negociar, acodaron que el Ejército aumente su presencia en la región.

FRANCISCO GARCÍA DAVISH Y REDACCIÓN