5 de febrero de 2014 / 02:48 p.m.

California.- Microsoft elaboró una lista de más de 100 candidatos a director general, pero optó por Satya Nadella, un ejecutivo interno que ingresó en el fabricante de programas informáticos a principios de la década de 1990.

En aquel entonces, los fundadores de Google eran adolescentes y el director general de Facebook, Mark Zuckerberg, iba en la primaria.

Nadella, que nació en la India, fue contratado el martes como director general de Microsoft, al cabo de una búsqueda de cinco meses en una maniobra a la segura que quizá propicie suspiros de alivio en las oficinas centrales de la compañía en Redmond, Washington, dijeron analistas del sector.

Sin embargo, esta decisión metódica y casi predecible tal vez refuerza la percepción de que Microsoft Corp. es una compañía que avanza pesadamente y es reacia a correr riesgos frente a rivales más jóvenes y dinámicos.

Mientras que el fundador y director general de Google, Larry Page, alardea de las "misiones a la luna" de su compañía y Zuckerberg promete "moverse rápido y cambiar cosas", Microsoft se ha rezagado en la curva tecnológica después de que subestimara la importancia de las búsquedas de internet hace más de una década y reaccionara con mucha lentitud frente al ascenso de los dispositivos móviles durante los últimos siete años.

En este tiempo, han disminuido las ventas de computadoras personales que funcionan con el programa informático Windows de Microsoft.

Los malestares generales de Microsoft quizá estrecharon el campo de visionarios prometedores a los que interesara dirigir una compañía fundada en 1975.

Al igual que el fundador de Microsoft Bill Gates y el fundador de Apple Inc., Steve Jobs, quienes nunca consideraron trabajar para IBM Corp. en la década de 1980, las lumbreras empresariales del momento se burlan de las ofertas de Microsoft.

"Ir a trabajar para Microsoft podría ser para alguien como regresar a la edad de las tinieblas", dijo Richard Metheny, asesor de directivos de la firma de ejecutivos Witt/Kieffer en Chicago.

"(Microsoft) es una empresa bien afianzada que últimamente ha tenido dificultades para ver cómo maniobrar en este nuevo mundo", agregó.

A pesar de los desafíos que enfrenta, Microsoft se mantiene como una máquina de hacer dinero en la cúspide de una fortuna de 84.000 millones de dólares.

Tan sólo esas millonadas habrían sido suficiente tentación para que un superdirectivo tecnológicos intente un cambio en la compañía, dijo Dennis Carrey, vicepresidente de la firma reclutadora de ejecutivos Korn Ferry y coautor del libro "Boards That Lead".

Microsoft "es como un coche que tiene tanque lleno pero que es un modelo antiguo", dijo Carrey.

AP