1 de junio de 2013 / 02:49 a.m.

Más de mil 200 centroamericanos, en busca del "sueño americano", permanecieron más de cuatro días en espera de "La Bestia", ferrocarril que suspendió operaciones para evitar descarrilamientos.

  

ARRIAGA, CHIAPAS • Más de mil 200 inmigrantes centroamericanos que permanecieron varados por la presencia del huracán "Bárbara", partieron esta tarde de Arriaga, Chiapas, a Ixtepec, en Oaxaca, para continuar su viaje con destino a Estados Unidos.

Los inmigrantes permanecieron más de cuatro días en espera de "La Bestia", ferrocarril que suspendió operaciones para evitar posibles descarrilamientos, sobre todo, en la parte de la ventosa zona baja de la costa oaxaqueña.

Con la ropa húmeda y con temor en el rostro, hondureños, guatemaltecos, nicaragüenses y salvadoreños se treparon al ferrocarril a sabiendas que se podría registrar algún percance, ya que las fuertes lluvias que azotaron el sureño estado de Chiapas y Oaxaca, reblandecieron la tierra en donde descansan los durmientes del pesado ferrocarril.

En este tren viajan más de una treintena de niños y menores de edad, que al igual que sus padres y hermanos, huyen de la violencia, de la pobreza y del hambre.

En forma discreta, personal del grupo de protección al migrante BETA, así como personal de la Fiscalía Especializada en Delitos Cometidos en Contra de Inmigrantes, acompañan a los centroamericanos hasta los límites de los estados de Chiapas y Oaxaca para evitar que posibles grupos delictivos pudieran atentar en contra de la integridad física de los extranjeros.

La mayoría de los centroamericanos viajan con hambre, sed y sueño, toda vez que no pudieron conseguir ni alimentos ni ropa para este viaje.

JUAN DE DIOS GARCIA DAVISH