9 de enero de 2013 / 03:18 a.m.

El gobernador señaló que esta medida sólo se aplica a las entidades que no ponen nada de su parte ante la creciente deuda que mantienen.

 Monterrey.- • El Gobierno del Estado y el municipio de Monterrey minimizaron la negativa de la Secretaria de Hacienda de rescatar a los gobiernos altamente endeudados, al rechazar ambas gestiones encontrarse en tal situación.

Rodrigo Medina, gobernador de Nuevo León, aseguró que no todos las entidades serán “cortadas” con la misma tijera, pues el anuncio sólo aplicará para quienes no ponen de su parte.

Actualmente, Nuevo León enfrenta una deuda superior a los 40 mil millones de pesos entre pasivos de largo y corto plazo.

La advertencia de la Secretaría de Hacienda también pasó de largo en la administración de Monterrey, donde el tesorero Rafael Serna aseguró que la opción de pedir un rescate no está contemplada ni en el peor de los escenarios.

La capital del estado enfrenta una deuda bancaria de 2 mil 120 millones de pesos, cifra a punto de entrar en una fase de reestructuración.

Serna indicó que el incremento proyectado de ingresos propios, el plan de austeridad y el citado refinanciamiento les permitirán un ahorro de 300 millones de pesos que contribuirán a su intención de no pedir rescate alguno al Gobierno federal.

Agrego que la meta para el cierre de año es mantener la calificación crediticia y mejorar la perspectiva de negativa a positiva.

LUIS GARCÍA