17 de octubre de 2013 / 12:05 a.m.

El ministro brasileño de Deportes, Aldo Rebelo, el principal responsable por los preparativos para el Mundial de fútbol que Brasil organizará en 2014, anunció hoy que renunciará al cargo en diciembre, seis meses antes del evento, para no quedar inhabilitado para las elecciones del próximo año.

Rebelo anunció su intención de disputar las elecciones a gobernación del estado de Sao Paulo, el más rico y poblado del país, por el Partido Comunista do Brasil (PCdoB), formación de la que es líder y que es aliada del Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff.

"Saldré del Gabinete. La previsión inicial es diciembre porque es cuando se completa el ciclo de entrega de los estadios", afirmó el ministro al referirse al compromiso asumido por Brasil ante la FIFA de entregar al final de este año todos los estadios que serán utilizados en el Mundial.

Seis de los estadios ya fueron inaugurados y fueron usados en la Copa de la Confederaciones en junio pasado, y los otros seis están con cerca del 90 por ciento de las obras concluidas.

"Queremos cumplir el cronograma establecido de tener en diciembre los doce estadios de las doce ciudades sedes del Mundial", agregó.

La legislación electoral establece que los candidatos a las elecciones presidenciales, legislativas y regionales de octubre de 2014 no pueden ejercer cargos ejecutivos seis meses antes de los comicios, por lo que ministros y funcionarios públicos con aspiraciones electorales tienen plazo para renunciar hasta abril.

Según versiones de prensa, como varios miembros del Gabinete aspiran a disputar las elecciones, Rousseff pretende realizar una reforma ministerial a finales de este año o comienzos del próximo para sustituir a los que aspiren a disputar las elecciones y reacomodar los partidos que la apoyarán en su posible campaña para intentar la reelección presidencial.

El ministro admitió que aún no ha conversado con la jefe de Estado sobre sus intenciones pero que está dispuesto a renunciar al cargo antes de diciembre en caso de que la mandataria se lo solicite.

Rebelo aseguró que, por ser un "cumplidor de tareas", atenderá la petición de su partido para ser candidato a gobernador de Sao Paulo.

"El partido definió un precandidato y yo siempre he obedecido las determinaciones del partido. Los cargos que ocupe siempre atendieron a decisiones colectivas o partidarias", afirmó.

El ministro descartó que su renuncia pueda perjudicar la marcha de los preparativos para el Mundial.

"Eso es darle un valor exagerado a mi función. Hasta ahora se han disputado 19 Mundiales sin mi participación", dijo.

EFE