25 de septiembre de 2013 / 12:54 p.m.

Jalisco.- El titular del juzgado primero de distrito en materia penal concedió dos amparos al secuestrador Daniel Arizmendi López, El Mochaorejas, quien se encuentra recluido en el Centro Federal de Readaptación Social Número Dos, en Puente Grande.

El primer amparo le fue concedido porque se quejó de una reducción en el número de llamadas telefónicas. Tras la decisión del juez federal, Arizmendi López podrá hacer hasta cinco llamadas por semana a sus familiares.

El segundo amparo fue solicitado por la reducción de visitas conyugales y familiares a las que tenía derecho el secuestrador. De acuerdo con la resolución del juzgado, Arizmendi López podrá tener más visitas; sin embargo, se le solicitó que antes aclare su situación sentimental para que se le permita el ingreso a su pareja.

El expediente del convicto es el 1821/2013 y fue su abogada, Carla Gabriela Huerta González, quien solicitó la protección del juez.

Arizmendi López fue sentenciado a 225 años de cárcel por haber cometido varios secuestros, en los que torturaba o mutilaba a sus víctimas y enviaba a los familiares las partes cercenadas.

El secuestrador fue capturado el 17 de agosto de 1998, cuando salía de un domicilio, detectado por la policía investigadora del Estado de México, como casa de seguridad, aunque el operativo de captura estuvo a cargo de la Policía Federal Preventiva

Las autoridades locales y federales dieron con este refugio luego de un trabajo de inteligencia que se prolongó varios meses.

La sentencia de Arizmendi López fue dictada el 22 de agosto de 2003 y el juez encargado del caso dictó una pena de 393 años de prisión, pero fue luego de varias apelaciones logró una reducción a 225.

En febrero de 2007 murió Alberto Pieglo Fuentes, ex comandante de la Policía Federal Preventiva, quien detuvo a Arizmendi López en una casa de Naucalpan.

El ex agente, llamado también El Superpolicía, llevaba dos años en la cárcel, detenido por proteger a Juan José Esparragoza, El Azul, jefe del cártel de Juárez.

Seis años antes, en 1992, había detenido a otro secuestrador célebre, Andrés Caletri, en un operativo en Nezahualcóyotl.

 — JORGE MARTÍNEZ