30 de enero de 2013 / 01:23 a.m.

Estudiantes del Frente Único de Normales Públicas del Estado de Guerrero se dijeron insatisfechos con la respuesta de la Comisión de Gobierno sobre la reforma educativa.

 Guerrero • Integrantes del Frente Único de Normales Públicas del Estado de Guerrero se trasladarán al Distrito Federal para ratificar con una marcha su rechazo a la reforma educativa impulsada por el gobierno federal.

Tras la movilización de ayer en Chilpancingo, los representantes de normales como la Rural de Ayotzinapa, la Centenaria Ignacio Manuel Altamirano, el Centro Regional de Educación Normal de Iguala, la Urbana Federal Rafael Ramírez, la escuela de educadoras Adolfo Viguri Viguri y las normales regionales de Tlapa, Teloloapan y Arcelia, manifestaron su determinación de seguir con el plan de acción que ya tienen trazado.

Dijeron que no salieron satisfechos del diálogo que sostuvieron por espacio de 40 minutos con el presidente de la Comisión de Gobierno del Congreso local, Bernardo Ortega Jiménez, ya que éste no pudo responderles concretamente la razón por la cual el Poder Legislativo de Guerrero fue de los primeros en respaldar la reforma.

Fabián González Mendoza, Manuel García Salgado y José Alfredo Carmona Montes, hicieron un llamado a la Comisión Estatal de Defensa de los Derechos Humanos y la comisión nacional en la materia para que estén atentas al curso que tome el movimiento de las nueve normales de Guerrero, para evitar que derive en hechos similares a los del 12 de diciembre de 2011 en la Autopista del Sol.

“La verdad es que nos vamos molestos por la forma en que se nos trató y respondió, sobre todo inconformes porque en el tiempo que charlamos no se pudo dar una respuesta clara de los beneficios que la reforma traerá a los futuros profesores que somos nosotros, creemos que dieron el voto a favor de la reforma sin conocerla a detalle”, apuntaron los dirigentes estudiantiles.

Por eso dieron a conocer que se trasladarán a la Ciudad de México para participar en una marcha que se desarrollará el próximo jueves 31 de enero.

La movilización se iniciará en el Ángel de la Independencia y todavía no definen si llegará al Congreso de la Unión o la Secretaría de Educación Pública, lo cierto es que volverán a manifestar su rechazo a las implicaciones que tiene para ellos la reforma educativa, que aseguraron tiene las mismas consecuencias que la laboral.

"Nosotros lo que aspiramos al terminar nuestra carrera y dar el servicio correspondiente es acceder a una plaza, no a contratos que no nos garanticen la estabilidad en el trabajo y que nos tengan a merced de los patrones", indicaron.

En esta ocasión la protesta será respaldada por la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México, organización que aglutina a las 16 normales rurales del país.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN