6 de diciembre de 2013 / 12:10 a.m.

Monterrey.- El fundamento de la depuración policíaca en los últimos años fue cuestionado por el comisionado Nacional de Seguridad, Manuel Mondragón y Kalb, al advertir los vicios que envuelven las pruebas de confianza.

Al presentar esta mañana el mensaje inaugural de la Décima Conferencia Nacional de Secretarios de Seguridad Pública, el funcionario pidió a los representantes de cada estado exponer sus quejas en torno a este proceso, a fin de que estas fueran presentadas al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong y el presidente Enrique Peña Nieto.

Mondragón reconoció que los cuestionamientos hacia los exámenes van en aumento en todo el país, y no descartó la posibilidad de modificar la estrategia para limpiar a las corporaciones de seguridad en todo el territorio nacional.

"Todavía está en la duda de muchos si la prueba de control de confianza tiene que continuar como va o como estaba o sí si va a continuar si se le da el valor que se espera o no tiene ese valor, y hay que utilizar otros mecanismos.

Incluso, el comisionado Nacional de Seguridad abundó en que muchos de los elementos que logran acreditar las pruebas de confianza son "barbajanes" y algunos de los que se quedan en el camino son personal valioso.

Por ello, insistió en la necesidad de que la mesa de trabajo celebrada este día analizara el futuro de estos controles, que el Gobierno federal y los estados toman como referencia para presumir la depuración en sus cuerpos de seguridad.

"A lo mejor un policía muy honesto en su señal dice: si, yo hace 20 años hice esto. Ah, no apto porque el señor cometió esta falla grave hace 20 años, y otros no dicen nada, pasan como blancas palomas, aprueban y son unos verdaderos barbajanes.

"No quiero decir que esto sea la regla, pero si es la excepción, y son muchas las excepciones, pues hay que considerar que hacer con la prueba de control de confianza, porque también echar para afuera el 10, el 20, el 30 o el 40 por ciento de el total de nuestros grupos, habla de miles de personas", afirmó.

El funcionario advirtió que el narcotráfico en el país y sus delitos van a la baja, pero en contraparte, los secuestros, extorsiones y cobros de piso por parte del crimen organizado y sus imitadores son el problema a erradicar ahora.

Durante la reunión, Mondragón y Kalb presentó el modelo de cuadrantes urbanos a los secretarios de Seguridad, además de la nueva operación regional de la Policía Federal.

Les dijo además que la coordinación que se presume a nivel nacional con los estados se tiene que reflejar con la entrega de resultados.

"Es decir, si hablamos de la coordinación necesitamos demostrarla con resultados, y para lo que los resultados se den tiene que haber acciones concretas que dependan de estrategias especiales y mecanismos adecuados", puntualizó.

Durante todo el día, la Explanada de los Héroes y el recinto oficial tuvieron una fuerte custodia de policías estatales y federales, además de que los accesos se mantuvieron restringidos al público en general.

 

Luis García