9 de abril de 2013 / 03:31 p.m.

Las semifinales de la Liga de Campeones es un sueño al que no renuncia el Málaga tras el 0-0 de la pasada semana en la ida de los cuartos disputado en La Rosaleda ante un Borussia Dortmund alemán, que confía en su poderío y en su afición para superar la eliminatoria.

El equipo malagueño, debutante en la máxima competición continental de clubes, ha cerrado un negativo fin de semana con la derrota en San Sebastián ante la Real Sociedad (4-2), lo que le descuelga de la cuarta posición en la Liga, y también con la noticia del fallecimiento del padre de su entrenador, el chileno Manuel Pellegrini.

Estas malas sensaciones se han intentado separar del viaje a Dortmund, localidad a la que llega el conjunto español consciente del poderío del rival pero también 'vivo' tras el juego desarrollado por el Borussia en Málaga, donde dispuso de ocasiones muy claras para haber ganado y donde el meta argentino Willy Caballero fue la figura de la formación de Pellegrini.

Algunos de los titulares de mañana estarán descansados, como el propio Caballero, el defensa argentino Martín Demichelis, los centrocampistas Joaquín Sánchez y el francés Jeremy Toulalan o los delanteros Francisco Alarcón 'Isco' y el argentino Javier Saviola, todos 'sacrificados' el pasado sábado en el estadio de Anoeta para que estén ante el Borussia en plenas condiciones.

Pellegrini, que viajó el sábado a su país para asistir al sepelio de su padre, no ha podido trasladarse hoy con la expedición malagueña a Dortmund aunque ya tenía planificado la preparación de este partido con antelación.

El Málaga cuenta con las bajas del centrocampista portugués Eliseu Pereira, quien está lesionado, y con la del chileno Pedro Morales, otro jugador de la zona media que en su caso no pude jugar al no estar inscrito.

Otro centrocampista, el chileno Manuel Iturra, no podrá jugar por sanción y su sustituto puede ser Ignacio Camacho, mientras que el sitio en la defensa del brasileño Weligton Robson da Pena, también sancionado, lo ocuparía el uruguayo Diego Lugano.

El Dortmund, por su parte, llega al partido contra el Málaga tras haber logrado una clara victoria ante el Augsburgo en la Bundesliga (4-2) aunque ese compromiso no da muchas pistas sobre el duelo ante el equipo andaluz puesto que hubo muchas rotaciones.

Mario Götze y Robert Lewandowski, por ejemplo, sólo entraron en la segunda parte para darle la vuelta a un partido que el Dortmund tenía comprometido y Marco Reus fue baja por una lesión en los abdominales, pese a la cual espera jugar mañana, mientras que Ilkay Gündogan y Lukasz Piszczek recibieron una pausa para reservarlos para el duelo contra el Málaga.

Un caso similar al de Reus es el del meta titular Roman Weidenfeller, que no estuvo contra el Augsburgo por problemas de espalda pero que seguramente podría jugar mañana.

Lewandowski mantuvo la racha goleadora contra el Augsburgo mientras que Götze, pese a un buen aporte en la creación de juego, volvió a mostrar que pasa por un momento en el que no está especialmente fino ante la portería contraria.

Ya en el partido de ida contra el Málaga y en el de ayer, Götze desperdició algunas ocasiones claras.

EFE