LUIS GARCÍA
14 de mayo de 2013 / 02:18 a.m.

Monterrey.- • Los puesteros que obtuvieron un amparo para vender en la calle Morelos podrían permanecer hasta dos semanas más en la zona, al ser este el plazo en que la autoridad espera revertir por la vía legal este recurso, indicó la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes.

Al advertir que la actuación del municipio fue apegada a derecho, la alcaldesa regiomontana confió en que el juez les otorgará la razón y se procederá con ello al retiro de los oferentes que desde la semana pasada regresaron al lugar.

El pasado mes de abril, la Dirección de Comercio retiró de la calle peatonal a casi cien puesteros que durante años ocuparon el lugar, pues todos carecían de permiso vigente para operar en la vía pública.

"Esperemos que no sea más de una o dos semanas, porque estamos actuando por todas las vías legales… esperemos que así sea, tanto lo que es la resolución de la suspensión definitiva, tal vez la queja (interpuesta por el municipio) sea un poco más", manifestó.

Arellanes informó ayer que son 36 los comerciantes que cuentan con la suspensión provisional, pero descartó que su caso les muestre el camino legal al resto de los afectados para regresar a las calles sin el consentimiento de la autoridad.

"Nuestras autoridades judiciales tienen que coadyuvar en el ejercicio de la acción que realiza la autoridad y no al contrario.

"Estamos convencidos de que en cuanto a la resolución de la suspensión definitiva, y también presentamos una queja, van a proceder a favor del municipio", anticipó.

Hasta en tanto se resuelve el recurso de queja promovido ante el Tribunal Colegiado, la autoridad municipal mantendrá operativos en la zona de Morelos para confirmar que solo se instalen aquellos puesteros que tengan la suspensión provisional.

Arellanes dijo que únicamente se han recibido amparos de comerciantes para operar en la citada calle peatonal, descartando con ello que otros oferentes puedan instalarse en calles o banquetas sin riesgo de ser retirados.

Por otra parte, refirió que el municipio sigue adelante con la estrategia de reordenamiento del comercio informal mediante un estudio comparado para determinar las mejores opciones posibles para este sector de la población.

Indicó que la Dirección de Comercio y el Instituto Municipal de Planeación (Implanc) realizan en forma conjunta esta labor para establecer las calles, lugares históricos y plazas que se blindarán contra la instalación de oferentes.

Agregó que la protección anticomerciantes no se quedará únicamente en el reglamento municipal, sino que se elevará a decreto para darle más fortaleza.