29 de abril de 2013 / 01:45 p.m.

En medio de la polémica por los recursos del Fondo Metropolitano, el municipio de Monterrey frenó el arranque de los trabajos de construcción de la Línea 3 del Metro.

Desde el pasado mes de marzo, la Secretaría de Obras Públicas del Estado anunció la construcción de una lumbrera en el Barrio Antiguo para bajar la maquinaria y a los trabajadores que realizarán el túnel necesario para el tramo subterráneo del Metro.

Pese a que en el discurso público había disposición de ambas partes por colaborar en estas labores, la disputa de los 759 millones de pesos de la partida federal con que el estado pretende construir la obra ha complicado el proceso.

Fuentes consultadas en la Secretaría de Obras Públicas confirmaron que siguen a la espera de que la Secretaría de Desarrollo Urbano, que encabeza Brenda Sánchez, libere la autorización para iniciar los trabajos sobre la calle Padre Mier, en un terreno ubicado entre las calles de Mina y Diego de Montemayor.

Ayer, en una visita al lugar, se comprobó que más allá del derrumbe de una barda perimetral y limpieza del terreno, no existen labores adicionales.

El pleito por el Fondo Metropolitano se recrudeció la semana pasada, con la visita de los alcaldes de Monterrey, San Nicolás, Santa Catarina, San Pedro y Juárez a la ciudad de México para entrevistarse con diputados federales y el dirigente nacional del PAN, Gustavo Madero.

Tanto el presidente albiazul, como los ediles, denunciaron un “agandalle” de los recursos por parte del estado.

Lo anterior obligó a que el mandatario estatal, en una reunión celebrada en Casa de Gobierno con el alcalde de San Nicolás, Pedro Salgado Almaguer, ofreciera una salida al conflicto mediante un diálogo con los inconformes.

En el ámbito de la administración regiomontana y del Gobierno Estatal se menciona que el permiso para construir la lumbrera es una medida de presión por parte de la alcaldesa Margarita Arellanes Cervantes para destrabar este asunto.

La obra tendrá una inversión de 17 millones de pesos y a mitad del mes en curso, la Secretaría de Obras Públicas definió su ubicación sobre la calle Padre Mier.

El pozo tendrá una profundidad de 14 metros y se realizará de manera vertical, con una conexión horizontal que servirá para conectar los tramos subterráneos de las Líneas 2 y 3 del Metro.

Se estima que la zona en cuestión tenga más de 500 metros de longitud y emerja en un punto cercado a los Condominios Constitución, donde iniciará el viaducto a nivel del sistema de transporte colectivo.m

Luis García