26 de agosto de 2013 / 03:03 p.m.

Monterrey.- • Dos años después del incendio ocurrido en el Casino Royale, el estatus en los procesos de indemnización a familiares de víctimas registra avances, pero no ha terminado.

A casi ocho meses de haber aceptado la Recomendación 242/2011 de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH), el Gobierno Estatal y del municipio de Monterrey aun no culminan en subsanar las medidas solicitadas en el reporte.

De entre los diez puntos recomendados por el organismo y aceptados por los gobiernos el 31 de diciembre de 2012, las medidas de indemnización se dividen en dos: de emergencia y de lucro cesante.

La de emergencia se refiere a los gastos inmediatos de funerales, atención médica, psicológica y legal para las víctimas y sus familias. El lucro cesante “consistente en el pago de los ingresos que tanto los lesionados como sus familiares y los familiares de las cincuenta y dos personas que fallecieron, hayan dejado de percibir, teniendo como nexo causal directamente la atención que dieran a la familia de las propias víctimas, incluyendo las ausencias laborales que hubieran tenido, así como las incapacidades en ese rubro”, según la página 221 de la Recomendación 242/2011.

El martes 20 de agosto, MILENIO Monterrey, recibió vía correo electrónico por parte de la CEDH, el estatus de los procesos correspondientes tanto al Estado como al municipio, donde se expone que en lo referente al aspecto de indemnización, el Gobierno Estatal “revalidó” los apoyos entregados entre el día de la tragedia y la recomendación.

En el caso del municipio de Monterrey, la situación es más compleja, pues en lo referente a la indemnización de emergencia aún se encuentra en proceso de cumplimento, y en materia de “lucro cesante”, no hay evidencia de ningún pago. Así lo establece el estatus de cumplimiento que guarda la CEDH en el expediente que permanece abierto bajo el estatus de “aceptado y en vías de cumplimiento”.

También se había solicitado que tanto la Dirección de Protección Civil del Estado, como la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología del municipio de Monterrey, y la Dirección de Inspección del Trabajo de la Secretaría del Trabajo del Estado, establecieron en un plazo no mayor de tres meses un mecanismo adecuado para la acreditación de víctimas o familiares para considerarlos beneficiarios.

Para ello debían publicar dos avisos con intervalos de treinta días, en los periódicos de mayor circulación de la entidad, a fin de convocar a quien tenga derecho, para que acredite su carácter. Una vez presentado quien tenga derecho, deberá hacerse el convenio respectivo, estableciendo el término a que se sujetará su cumplimiento. El Gobierno Estatal respondió a estas solicitudes el 6 de febrero de 2012, a casi un mes de aceptada la recomendación y revalidado los apoyos entregados.

DE LAS INVESTIGACIONES, NADA NUEVO HASTA EL MOMENTO

Ambos órdenes de gobierno no han dado resultados de investigaciones internas; si hubo omisión o dolo por funcionarios públicos en la entrega de permisos, construcción o supervisión del inmueble donde murieron 52 personas.

Aun y cuando el cuestionamiento en relación a las ampliaciones y construcción de la sede del casino Royale fueron sujetas a cuestionamiento público con pruebas documentales de que no se habían seguido los reglamentos, ningún funcionario de la administración de Monterrey fue sancionado o inhabilitado.

La investigación, señalada en las medidas de reparación como el inicio de un procedimiento de responsabilidad administrativa, se dio por cumplida con el solo hecho de haber sido iniciada, aunque sin resultados.

En el caso del Gobierno Estatal, pese a que los autores materiales están bajo proceso y el actor intelectual fue aprehendido, los funcionarios de este orden, especialmente en la Dirección de Protección Civil, no han tenido ninguna consecuencia.

Trámites de nunca acabar

Durante la emisión del programa Cambios este domingo, dedicada al incendio del Casino Royale, Alejandra Ocádiz Hernández, titular de la Dirección del Gobierno Estatal, dijo que los apoyos federales no se cubrieron, incluyendo el seguro que se había comprometido la ex primera Dama Margarita Zavala, en otorgar a Alejandro, un niño que padece distrofia muscular y que perdió a su padre en el incendio.

“Por parte de la señora Margarita Zavala no se cumplió absolutamente nada […] Lo que el estado hizo fue cubrir lo correspondiente a 13 años de seguro médico de atención (de Alejandro), luego de llegar a un acuerdo con la familia”, expresó.

Al respecto, el subprocurador del Ministerio Público, Javier Flores Saldívar, comentó que en cuanto a la póliza de seguro, el pago aún no ha sido total.

Por su parte, Samara Pérez, madre de una de las víctimas, expresó que se solicitó a la aseguradora que también se incluyera a los trabajadores en la póliza de seguro, petición que fue aceptada.

Denisse Mesta

Gerardo aún espera su casa de infonavit

A dos años del atentado al Casino Royale, Gerardo Rocha, quien ayudó a salvar la vida de más de cincuenta personas sirviéndoles como banco humano para que pudieran escapar del incendio, aún espera los apoyos prometidos por parte de Filiberto Ceceña Beltrán, ex titular del Infonavit.

“Mucha gente todavía sigue esperando, por parte del gobierno para que los apoyen. En lo personal, sigue la incertidumbre de las promesas que me hicieron, de sacar mi casa del Infonavit. Tengo una llamada que me han hecho, que van a seguir mi caso. Se comunicó el jueves y me dijo que vería lo que se podía hacer”, cuenta el ex trabajador de la casa de apuestas.

Actualmente, el hombre labora en el municipio de San Nicolás y tiene dos niños: una bebé de un año y un bebé de siete meses. Busca otro trabajo de medio tiempo, el cual pueda beneficiar a la economía de su familia.

“Trabajo de 8:00 a 16:00, he estado buscando por otros medios, pero no me ha llegado la oportunidad. Seguimos igual, tratando de buscar algo que me pueda dar esos puntos para tramitar lo de mi casa. Yo lo que le decía al licenciado Filiberto, es que lo que ocupo actualmente, si se pudiera, si no se puede dar mi casa, de momento, pues un trabajo de medio tiempo”.

A la pregunta de si buscaría oportunidades laborales en otros casinos, Gerardo lo descarta, pues dice que reviviría el ataque a la casa de apuestas.

“Se acabó esa oportunidad de trabajo para mí, ya no regresaría, aprendí muchas cosas que actualmente estoy aplicando en mi lugar de trabajo”.

Cynthia Salazar

 — DANIELA MENDOZA