20 de marzo de 2013 / 04:01 a.m.

Monterrey.- • La alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes Cervantes, negó tener adeudos con la empresa PASA, encargada de recolectar la basura en el municipio, y aclaró que se pagaron ciertos ajustes pendientes, pero no hay riesgo de que el servicio pueda verse afectado.

Aseguró que el municipio va al corriente con los pagos, pues se cubrió hasta enero, y sólo queda pendiente febrero, que debe pagarse dentro del plazo determinado.

"Se tuvo en algún momento algunos ajustes, sobre todo de algunos pagos anteriores que se necesitaban poner al corriente, pero a la fecha ya hemos regularizado”".

Trascendió que la empresa PASA reclamaba al municipio un adeudo de 45 millones de pesos, dado que no se le había pagado ninguna de las facturas enviadas a la actual administración.

Arellanes Cervantes reconoció que en cierto momento hubo adeudo, pero se platicó con los representantes de la empresa, y en ningún momento hubo riesgo de que se suspendiera el servicio de recolección de basura.

"“Tenemos actualmente un mes corriente que es el que se tiene que liquidar”", dijo la alcaldesa.

Sobre los ajustes que debieron pagar, aclaró que son de otros pagos, pero que se tuvo “"comunicación con la empresa y estamos garantizando el servicio con los pagos como deben ser”".

Se tiene saldado hasta enero, y están en el proceso de hacerlo con el mes de febrero, pero sin que implique que lleven un retraso en los pagos, aseveró la alcaldesa Arellanes Cervantes.

En la información trascendida, se dijo que la Empresa Promotora Ambiental (PASA) reclamaba el pago inmediato de 45 millones de pesos, pues desde octubre no se le había pagado el servicio de recolección de basura.

Esto obliga a la empresa a limitar el servicio por falta de recursos, según un escrito que habría recibido la Secretaría de Servicios Públicos de Monterrey.

Al respecto, la alcaldesa Margarita Arellanes Cervantes descartó cualquier problema con la recolección de basura.

Dijo que hay buen diálogo con la empresa, y los ciudadanos no se verán afectados por la situación.

FRANCISCO ZÚÑIGA ESQUIVEL