2 de marzo de 2013 / 04:57 p.m.

Monterrey.- La alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes, anticipó que en la regeneración del Barrio Antiguo no se permitirá la venta de alcohol en exageración, pues sólo habrá negocios tipo restaurante-bar y no más la instalación de antros.

La edil aclaró que su administración no va a refrendar las licencias que existen de bares o discotecas, pues subrayó que no permitirá que operen negocios simulando ofrecer un producto y vendiendo otro.

“Una cosa es lo que es restaurante-bar y otra cosa que veíamos es lo que era la simulación. Yo lo he dicho, no lo voy a permitir, no podemos decir que hay un restaurante-bar y que te pongo unos cacahuates y te pongo una tina de cervezas, es una simulación que no se puede permitir.

“"El restaurante bar, que es predominantemente alimentos con venta de alguna bebida, es posible y se está analizando; lo que no se va a permitir es que sean simulaciones que, bajo el amparo de la licencia de restaurante-bar, terminen operando. No está contemplado, muchos de ellos ya están cerrados y ya no se refrendó, detalló Arellanes .

El proyecto del Barrio Antiguo contempla una diversidad de opciones para todos los gustos, desde quienes sólo quieren cenar u otros que disfrutan el arte, o quienes buscan un lugar para escuchar música, sin llegar a convertirse en antros, expresó por su parte, el gobernador Rodrigo Medina de la Cruz.

“"Distintas vertientes que estamos planeando con los vecinos, un corredor gastronómico, un corredor artístico, galerías de arte, restaurantes, y estamos pensando en poner centros de entretenimiento, pero no tanto que se conviertan en antros.

"“La gente también quiere venir a cenar, venir con su pareja, con un grupo de amigos y es correcto, siempre y cuando sea con orden, que estén bien supervisados, que tenga sus permisos, que responda a la vocación que le queremos dar a este sector”".

MARILÚ OVIEDO Y ZYNTIA VANEGAS