5 de marzo de 2013 / 02:32 a.m.

Monterrey.- Tras los operativos del fin de semana, el municipio de Monterrey reportó el cierre de 20 bares y cantinas en distintos puntos de la ciudad por no contar con su licencia para la venta de alcohol.

Dichos establecimientos, ubicados en la zona centro, fueron visitados en una acción coordinada de los tres niveles de gobierno, destacó la alcaldesa Margarita Arellanes Cervantes.

“"Fueron suspendidos de manera provisional por parte del municipio de Monterrey, principalmente por no contar con permisos para la venta de alcohol o no cumplir con los lineamientos de Protección Civil, la mayoría de estos establecimientos están en Colón, Calzada Madero, avenida Juárez y Villagrán.

“"Fue un operativo conjunto, tanto del municipio de Monterrey, también participó Gobierno del Estado y nuestras fuerzas federales"”, acotó.

La propia edil panista dio a conocer la relación de los negocios clausurados durante los días anteriores.

Refirió que el Bar La Copa Azul, Bar San Luis, Dos Rancheros, Cervecería Unión, Salón Rosales, Billares del Río, Casino Club, Matehualita 2 y el restaurante bar El Jefe, integran la lista de sancionados por la autoridad municipal.

Lo mismo ocurrió en el Bar Julios, Royal, El Catrín, La Cantinita, la Rumorosa, el Makiavelo, dos locales de La Caminera, el restaurante Tampiquito, la Cafetería Flores y el depósito Chelino.

Arellanes sentenció que aquellos que operaban al margen de la ley deberán iniciar un trámite ante la Comisión de Alcoholes para obtener un permiso municipal y posteriormente la anuencia estatal en el transcurso de las próximas semanas.

"“Los que no cuenten con la parte del permiso para la venta de alcohol tendrán que hacer su procedimiento, que todos sabemos se tiene que hacer a través de lo que son las comisiones del Cabildo, tendrá que pasar por el pleno del mismo.

"“Aquí lo que debe de mandar es la legalidad, estamos haciendo un esfuerzo porque todos los establecimientos cuenten con su normativa, que cuenten con los permisos"”, explicó.Las acciones del fin de semana fueron apenas la primera fase de un proyecto para limpiar a la capital del estado de negocios bajo operación ilícita.

Previo a este operativo, el ayuntamiento regio emprendió una cruzada similar contra los casinos irregulares, que derivó en la clausura temporal de 10 negocios en distintos puntos de la ciudad.

Al arranque del presente año, los bares y cantinas han quedado marcados por asesinatos y ataques relacionados con la delincuencia organizada, presuntamente por el control de la venta de droga al narcomenudeo.

LUIS GARCÍA