27 de febrero de 2013 / 07:45 p.m.

Monterrey • Un día después de pedir disculpas por la tragedia en el casino Royale a los familiares de las víctimas, el municipio de Monterrey lanzó una ofensiva inédita contra las casas de apuesta, que derivó en la clausura casi simultánea de 12 establecimientos.

El macro operativo fue vigilado por elementos de la Secretaría de Marina, apoyados por la Policía de Monterrey y la participación de inspectores municipales que colocaron los sellos en cada acceso a los casinos.

Dado este despliegue, las acciones concluyeron poco antes de las 15:00 horas con un saldo blanco, sin resistencia de los encargados de seguridad y gerentes de los negocios visitados, mientras que el desalojo de los jugadores ocurrió sin contratiempos.

Una fuente municipal indicó que los cierres fueron resultado de un análisis exhaustivo a los casinos, en el que detectaron anomalías en los usos de suelo, aunque no se precisaron más detalles sobre la condición de cada uno.

En un recorrido realizado por Milenio Monterrey se constató que los negocios “sacados de la jugada” son el Caliente Gonzalitos, Caliente Lázaro Cárdenas, Caliente Garza Sada, La Isla del Tesoro, Golden, Yak Plaza Cumbres y Yak Valle Oriente.

También se impusieron sellos al Foliatti Mitras, Casino 909, California Palace, Miravalle Palace y Crystal Palace.

En este último local, ubicado en la avenida Revolución, personal de la gerencia informó que 150 empleados quedaron a la deriva tras el operativo, lo que provocó una fuerte movilización en el estacionamiento, que se comparte con un complejo de cines.

Marcos Peña, representante legal del casino, aseguró que los sellos impuestos son temporales y ya analizan si procede un amparo contra las acciones del Municipio.

“(Nos clausuran) por el uso de suelo, la licencia de uso de suelo… están verificando las existentes, sí tenemos (permiso), pero están verificando las existentes, es una suspensión provisional.

“Están checando que sean las que deben ser para el giro comercial, estamos operando con unas que se dieron anteriormente, pero es lo mismo, nada más se va a verificar… hacen su trabajo nada más, nosotros vamos a hacer el de nosotros, no sabemos (si nos vamos a amparar)”, refirió.

En otro punto, empleados del casino California Palace, ubicado en Alfonso Reyes y Servicio Postal, detallaron que el operativo inició a las 11:30 horas, pero se dio en forma tranquila con el desalojo de la poca clientela que había en ese momento.

Desde su campaña, la alcaldesa Margarita Arellanes dejó entrever su rechazo a las casas de apuesta y en reiteradas ocasiones ha declarado que no permitirá la instalación de ningún negocio nuevo con este giro.

Se estima que las acciones emprendidas ayer sacaron de la jugada a una tercera parte de los negocios de apuestas en la capital del estado, en tanto que el resto trascendió que operan con sus permisos en regla o amparados por la justicia federal.

REDACCIÓN CON INFORMACIÓN DE LUIS GARCÍA