27 de febrero de 2013 / 01:13 p.m.

Cuernavaca • Los actores políticos vinculados en Morelos con la dirigente magisterial Elba Esther Gordillo Morales, desaparecieron de todo tipo de comunicación momentos después de hacerse oficial la detención de la líder vitalicia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

Mientras de forma paulatina algunos maestros se acercaron en las últimas horas a la sede estatal del SNTE y se mantuvieron expectantes, los personajes políticos más cercanos a la chiapaneca simplemente desaparecieron de las redes sociales, dicen no estar en sus domicilios, no contestan sus teléfonos personales y, desde luego, se desconoce si habrá una posición oficial por parte del Partido Nueva Alianza y la Sección 19 del SNTE.

La sobrina de Elba Esther Gordillo Morales, Erika Hernández Gordillo, diputada local plurinominal, no contesta su teléfono y en su casa ubicada en Villa de Ayala dicen que “"no saben cuando estará"”; su celular está apagado y luego sonó como “"fuera de servicio"”.

Mientras tanto, la dirigencia estatal del SNTE en Morelos recibió la orden de no contestar llamadas, y otros mejor apagaron sus teléfonos, como es el caso de la secretaria general de la Sección 19, María Eugenia Ocampo Bedolla, cuya oficina de Comunicación Social tampoco responde las llamadas de los medios.

El presidente del Panal y ex diputado local, Francisco Santillán, desapareció del Twitter, donde habitualmente difunde sus ideas y hasta preferencias futbolísticas. Hasta las seis de la tarde gritaba su gusto por el Madrid con constantes “"Hala Madrid"”. Ahora, no contesta.

En la misma circunstancia se encuentra el presidente de la Comisión de Justicia y Derechos Humanos, el diputado priista Matías Nazario Morales.

DAVID MONROY