29 de agosto de 2013 / 08:12 p.m.

Cuando los dos dirigían respectivamente al Barcelona y el Real Madrid, los gigantes del fútbol español, se enfrentaron once veces en el clásico y nunca se demostraron demasiada cordialidad.

Pero la situación parece haber cambiado.

"No se trata de Pep y de mí", dijo Mourinho, que ha vuelto al Chelsea. "Se trata de Chelsea y de Bayern Munich. Y también de la Supercopa en que el campeón europeo enfrenta al campeón de la Liga Europa. Y Pep no es el campeón europeo y yo no soy el campeón de la Liga Europa".

"Sencillamente dirigimos al campeón europeo y al campeón de la Liga Europa. Por eso no se trata de nosotros, sino del Chelsea y del Bayern".

Guardiola, que después de un año de inactividad pasó a dirigir al equipo alemán, emitió conceptos parecidos.

"Millones, millones de personas en todo el mundo están observando a estos dos equipos maravillosos, dos clubes maravillosos, por los jugadores y no por los técnicos", afirmó Guardiola.

Después de ganar la Supercopa con Barcelona en 2009 y 2011, Guardiola podría ser el primer técnico en ganar el trofeo tres veces, mientras su oponente nunca lo conquistó.

"No es una competencia, sino un partido que otorga un trofeo", observó Mourinho. "Si alguno de nosotros dice que no desea tratar de ganar el trofeo, no es verdad. Todos quieren intentarlo".

Bayern fue el equipo dominante el año pasado, en que ganó la Bundesliga, la Liga de Campeones y la Copa de Alemania.

"Solamente los equipos perfectos pueden hacerlo", admitió Mourinho, quien nombró a los atacantes rivales Franck Ribery y Arjen Robben como los más peligrosos. "Es un equipo fantástico, el equipo de jugadores en el mejor momento de su carrera".

Con la dirección de Mourinho, Chelsea ha comenzado la Liga Premier con el pie derecho al sumar siete puntos sobre nueve posibles, incluso el empate sin goles el lunes con el campeón vigente Manchester United.

"Podemos competir con ellos", afirmó Mourinho. "Y cuando uno compite mirándose de frente, significa que uno piensa que puede ganar. Y nosotros pensamos que podemos".

Guardiola deberá extremarse para mantener el suceso sin precedente del Bayern en la temporada pasada, aunque su poderoso equipo nunca ha ganado una Supercopa.

Pero el español está considerado como uno de los principales técnicos de Europa, con 14 títulos en cuatro temporadas al mando de Barcelona, y solo dos derrotas en los once partidos contra el Madrid que dirigía el portugués.

Además conoce bien las tácticas de Mourinho.

"Contragolpes veloces. Es un maestro para eso", afirmó Guardiola.

"Cuando estás en buena posición, tienes la pelota y la pierdes, estás liquidado", agregó Guardiola, quien describió a Mourinho como "un excelente entrenador".

La Supercopa se jugará en Praga después de 15 años de disputarse en Mónaco.