20 de septiembre de 2013 / 12:30 p.m.

Líderes de organizaciones en favor del movimiento Lésbico Gay, Bisexual, Trasvesti, Transexual, Trasgénero e Intersexual (LGBTTTI) celebraron el reconocimiento del Poder Judicial a los derechos universales para parejas del mismo sexo.

Luego de darse a conocer la resolución de Pedro Daniel Zamora Barrón, Juez tercero de Distrito del Centro Auxiliar de la Décima Región, en el que amparaba a una pareja de Nuevo León en su intento por firmar un contrato matrimonial, Sol Castro, del colectivo Las Juanas, señaló que se trata de un logro no sólo en materia de visibilidad, sino en la obtención de buena parte de derechos hasta ahora negados.

“El matrimonio igualitario permitirá a las parejas del mismo sexo acceder a la protección patrimonial, a no dejar desprotegida a la pareja en caso de muerte y a que se permita el acceso a visita y a la toma de decisiones en hospitales si alguno(a) de los(as) dos se llega a enfermar o accidentar”, dijo.

Para Mario Rodríguez Platas, de Nuevo León Incluyente, este fallo tiene su origen en la reforma federal en materia de derechos humanos de junio de 2011.

“El amparo como recurso de protección de derechos es la última instancia, que en el caso del matrimonio entre parejas del mismo sexo se convierte en la primera ante la ausencia de legislación en nuestro estado que permita que los integrantes del colectivo LGBT puedan casarse civilmente”, explicó.

Sandra Cardona, Directora de la Revista MujerxMujer y activista por los derechos de la comunidad LGBTTTI, señala que este fallo del Poder Judicial comprueba una vez más que el precepto de matrimonio como lo establece el Código Civil no corresponde a la realidad social actual.

Afirma que toda persona tiene la capacidad de contraer matrimonio, lo cual procura la unión patrimonial para obtener créditos bancarios y la posibilidad de recibir los beneficios del seguro social, entre otros.

“Un beneficio que ya era necesario en nuestro estado, ya que no solo hablamos de un beneficio sino de un derecho humano al cual todos tenemos acceso”, puntualizó.

En el caso de Criseida Santos Guevara, integrante de Las Dos Mamis, Activismo Virtual, regiomontana que actualmente reside en la Ciudad de México, este fallo es crucial para que se proceda a un cambio en la legislación del estado.

Insistió que el trato igualitario y el reconocimiento de los derechos civiles de todos los ciudadanos no puede estar a debate.

 — DANIELA MENDOZA LUNA