10 de marzo de 2013 / 12:59 a.m.

Acapulco • El dirigente de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (Upoeg), Bruno Plácido Valerio, rechazó que los movimientos de autodefensa surgidos en diversos municipios de la región de Costa Chica de Guerrero, no son guerrilla.

Aclaró que no hay diferencias entre la CRAC y la UPOEG, pues dice que no puede ser parte de una confrontación con su propia gente, ya que tienen un objetivo que es: la seguridad y la justicia, así como exigir más recursos para el desarrollo de comunidades indígenas.

Demandó a voces ajenas a las comunidades indígenas, muchas de las cuales han surgido desde la Ciudad de México, que no puede hablar sin conocer.

"No tiene capacidad ni idea para entender que no se trata de ir contra el Estado, sino contra las políticas públicas. No somos un peligro, como quieren hacernos ver, buscamos y queremos paz, no queremos confrontación", dijo el promotor del desarrollo comunitario.

Lo anterior en un encuentro con medio centenar de integrantes de la Barra de Abogados, donde Plácido Valerio recalcó que los problemas en el tejido social, comienzan en la familia.

Comentó que es imperante que se recupere la actividad y la producción agropecuaria, pues los campesinos dejaron de sembrar maíz y comenzaron a sembrar droga obligados por la pobreza.

Insistió en que no están contra los ricos y dijo que desean que estos “inviertan, pero que no roben, porque si roban se las vamos a aplicar”.

Recriminó que en la guerra contra el narcotráfico iniciada por el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa murieron más de 80 mil personas, de las cuales un 70 por ciento de ellas eran de familias de pobres.

"Y uno que otro que era hijo de papi, pero la mayoría eran pobres, y dijeron guerra contra el narco porque no podían decir guerra contra los pobres", indicó.

JAVIER TRUJILLO | CORRESPONSAL