4 de junio de 2013 / 01:27 p.m.

Ciudad de México • La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal tiene la obligación de encontrar a las 11 personas desaparecidas el pasado 26 de mayo, presuntamente del bar Heaven, ubicado en la Zona Rosa, aseguró el titular de la dependencia, Rodolfo Ríos Garza.

En entrevista con Carlos Marín en El asalto a la razón, transmitido por MILENIO Televisión, el fiscal capitalino subrayó que “no pueden 11 personas simplemente no estar”, por lo que, dijo, las áreas encargadas del caso continúan con las respectivas indagatorias.

“"Haiga sido como haiga sido, la PGJDF tiene la obligación de dar con los desaparecidos. La obligación del procurador es dar con ellos.

“"Seguimos investigando, partimos no con muchos datos de lo que sucede en este lugar, no hay testigos, en un domingo, 10 de la mañana, que nadie se pudiera percatar de la presencia tanto de estos 11 jóvenes como de quién pudiera habérselos llevado. Entonces partes de un testimonio aislado.

—Ya van casi 10 días sin novedad, ¿así vamos a continuar?—No es sin novedad, las investigaciones continúan, estamos trabajando día y noche en ese asunto en la Fiscalía Antisecuestros, la Policía de Investigación, estamos investigando, porque no pude ser que 11 personas, así tan fácil, desaparezcan.

El titular de la PGJDF recordó que este martes se reunirá con los familiares de los desaparecidos para notificarles los avances de las pesquisas, tal y como lo acordó durante las reuniones pasadas.

De acuerdo con autoridades de la dependencia capitalina, los resultados preliminares de estas investigaciones indican que las huellas dactilares encontradas en el lugar no corresponden a los desaparecidos; Ríos Garza ha reiterado que lo primero que se tiene que acreditar es que estuvieron en el lugar.

Al respecto, el fiscal capitalino recordó que el único testigo que se tiene hasta el momento proporcionó nombre, dirección y número telefónico falsos, durante su levantamiento de declaración en el Centro de Atención para Personas Extraviadas o Ausentes de la PGJDF.

“"Hasta el momento, esta persona no ha ido a ratificar, mucho menos a ampliar su declaración. Lo hemos tratado de localizar; sin embargo, el nombre que nos da es falso, hemos buscado en diversas bases de datos, el domicilio no existe, el teléfono también es falso.

“"Eso te hace que no puedas corroborar su dicho ni obtener algunos detalles más de esa declaración"”, explicó.

Autoridades de la PGJDF revelaron que el nombre falso de este testigo es Zoé Pedraza Aguilar de 29 años, quien dio a conocer la versión del supuesto comando que se llevó a las 11 personas en tres camionetas el domingo 26 de mayo.

Según la averiguación previa DGAVD/CAPE/T2/891/12-05, Pedraza Aguilar acompañaba a los 11 desparecidos en dicho bar, cuando el dueño del inmueble, Ernesto Espinosa Lobo, alertó sobre un “operativo”; minutos después, según el testigo, arribaron tres camionetas color blanco, verde y gris con hombres armados y cubiertos del rostro, por lo que él decidió huir por la azotea.

Según Pedraza existe otra persona que pudo escapar y que se identificó como Antonio Toñín; sin embargo, no ha sido ubicado por las autoridades capitalinas.

Pueden ser 13

La cifra de 11 personas desaparecidas durante estos hechos puede aumentar a 13, pues de acuerdo con datos de la Procuraduría General de Justicia del DF, padres de otras dos personas aseguran que sus hijos desaparecieron en dicho bar el mismo día.

El padre de Adán Francisco Melchaca Basán, Daniel Melchaca Dávila, denunció la desaparición de su hijo en las mismas circunstancias ante la Fiscalía Antisecuestros de la PGJDF, que lleva el caso, luego de que fuera remitido por el CAPEA, quien inicialmente tuvo las pesquisas.

En este caso, la dependencia capitalina asegura no tener conocimiento de esta persona.

La otra persona presuntamente desaparecida en estos hechos es Gabriela Ruiz Martínez, quien de acuerdo con los informes de la PGJDF, es sexoservidora y ese día acompañaba a los hermanos Aarón y Josué Piedra, con quienes una amiga de ella les tomó una foto que se encuentra asentada en la averiguación previa DGAVD/CAPE/T3/914.

La imagen fue proporcionada por la amiga de la joven a la madre de Gabriela, quien la convencióde que denunciara la desaparición.

El titular de la PGJDF aseguró que la madre de esta joven no puede precisar que se encontró en dicho lugar a la hora que el supuesto testigo aseveró ocurrieron los hechos, a pesar de lo incluido en su declaración asentada en dicha averiguación.

Ríos Garza aseguró que no cuentan con ninguna cámara, ni del Gobierno del Distrito Federal ni privadas que apunten a la entrada principal del bar; sin embargo, aseguró que “"si existiera algún convoy, de mínimo dos camionetas, o más, lo detectarían las cámaras del GDF o de algún establecimiento cercano"”.

“"No hay ninguna cámara que apunte a la puerta principal del lugar, hay alguna de un establecimiento que da a la calle Lancaster y las del gobierno de la ciudad en Reforma y en calles aledañas, no puedes precisar la entrada o salida de las personas."”

REDACCIÓN