31 de agosto de 2013 / 03:39 p.m.

Al menos en su segundo año, Jake Locker tampoco impresionó a nadie. Además de seguir sin acoplarse al nivel de la NFL se perdió cinco partidos por lesión. En enero fue operado del hombro, de ahí que la principal preocupación del coach Mike Munchak es que se mantenga saludable, de lo contrario, Ryan Fitzpatrick aprovechará cualquier coyuntura para arrebatarle la titularidad.

El rey en la ofensiva será otra vez Chris Johnson, elusivo corredor, quien en sus primeros cinco años en la Liga contabiliza 6,888 yardas. A él le ayudará mucho la llegada de Shonn Green.

En los receptores resentirán la partida del ala cerrada Jared Cook, aunque esperan que Delanie Walker llene sus zapatos. Kenny Britt es un buen blanco, pero tiende a lesionarse. Las otras opciones serán Kendall Wright, quien en su año de novato lideró al equipo con 64 recepciones, así como Nate Washington y Kevin Walter. En la línea ofensiva se retiró el estelar Steve Hutchinson, aunque llegó Andy Levitre.

Si el ataque no carburó en 2012, la defensiva fue un fiasco al permitir 471 puntos, lo más alto de la Liga y marca en la historia de la franquicia. De hecho, Titanes aceptó al menos 30 puntos en ocho partidos y en dos, más de 50.

Gregg Williams como asistente y Jerry Gray como coordinador, tienen mucho por hacer. No hay grandes nombres, pero sí gente talentosa que debe rendir más, como el ala defensiva Kamerion Wimbley, quien no ha desquitado los 35 millones que le pagaron.

En la secundaria, el arribo del safety Bernard Pollard, apuntalará la unidad, mientras que entre los linebackers ya es tiempo para que se consolide como líder el central Colin McCarthy.

La reconstrucción tomará su tiempo y dependerá de si Locker y su defensiva progresan. No ganarán más de siete juegos.

LA PIEZA CLAVE. Chris JohnsonPor mucho es el caballito de batalla del equipo, consistente corredor de mil yardas por campaña, con grandes movimientos y explosivo cuando rompe la línea de golpeo; y en pases pantalla su elusividad hace estragos a los rivales.