23 de marzo de 2013 / 02:12 p.m.

Monterrey • Un hombre en completo estado de ebriedad y que dijo ser elemento activo de la Policía Federal, acabo con la vida de un oficial de Tránsito de Monterrey, tras atropellarlo junto con otro elemento, en uno de los operativos antialcohol.

Eran aproximadamente las 03:30 horas y el retén se encontraba ubicado en el interior del túnel de la Loma Larga, en los carriles que llevan del municipio de San Pedro a Monterrey.

Todo iba con normalidad, cuando de pronto se escuchó un rechinar de llantas acompañando un fuerte impacto, se trataba de un automóvil Tsuru en color blanco con placas del estado de Guerrero, que se desplazaba a exceso de velocidad y al ver las torretas de las unidades, el conductor identificado como Víctor Manuel Cortés de los Santos, perdió el control del volante.

El automóvil se dirigió justo donde se encontraba el oficial Juan Pablo Ibarra Marrufo, quien fue golpeado por la unidad y lanzado a un canal que se encuentra a un costado de los carriles de circulación.

Posteriormente atropelló al otro elemento identificado como Héctor Andrés González Trejo de 32 años de edad, a quien arrastró debajo del vehículo y también lo lanzó al lugar donde quedó el primer elemento de tránsito.

Pero debido a la velocidad con la que se desplazaba, el automóvil chocó contra la pared del túnel y salió proyectado hacia donde se encontraban más elementos, pero un vehículo que se encontraba estacionado puso fin a su carrera.

De inmediato los elementos policíacos realizaron la detención del conductor, quien presentaba una herida en el rostro y al ver que era detenido, dijo ser elemento activo de la Policía Federal.

Los paramédicos de la Cruz Verde que forman parte de este operativo, los atendieron de inmediato y trasladaron al oficial Héctor Andrés González Trejo, quien a pesar de los esfuerzos de los médicos del Hospital Universitario no pudo sobrevivir.

Mientras tanto el otro elemento fue llevado a un hospital con lesiones que de acuerdo a los paramédicos no ponen en riesgo su vida.

Tras realizarle la prueba de alcoholímetro al responsable, esta arrojó el resultado de .278 grados de alcohol en la sangre.

Los elementos se encontraban indignados por lo sucedido, inclusive algunos conductores se mostraban asustados al ser testigos de este accidente donde un elemento de tránsito de Monterrey perdió la vida en cumplimiento de su deber.

FRANCISCO JAVIER CANTÚ