ALBERTO VÁZQUEZ
18 de junio de 2013 / 01:08 a.m.

Escobedo.- • Un pintor murió mientras realizaba labores en la fachada de un colegio particular, cuando el andamio hidráulico tocó de manera accidental los cables de alta tensión para caer de una altura de 10 metros en el estacionamiento del colegio, que está próximo a ser inaugurado.

La escuela particular se encuentra ubicada en la avenida Prolongación Juárez, entre Carretera a Laredo y Juárez, en la colonia Privadas de Anáhuac, en Escobedo, Nuevo León.

La víctima fue identificada como Manuel Rafael Vázquez Guerrero, quien contaba con 30 años de edad y se encontraba tratando de subir el andamio hacia el tercer piso de la edificación para realizar labores de la pintura, cuando sobrevino el accidente.

Al lugar del accidente, fueron enviadas unidades de rescate del 911 de Escobedo, sin embargo, el trabajador no logró sobrevivir a la descarga de 13 mil voltios y la caída de 10 metros de altura, por lo que se dio aviso a las autoridades.

Unidades de servicios periciales fueron enviadas al sitio del accidente laboral para que realizaran las investigaciones de campo, en tanto que el delegado del ministerio público de Escobedo fue el encargado de dar fe del lamentable deceso.

Una fuente allegada al caso informó que será el próximo mes de agosto cuando sea abierto el colegio para el inicio de clases, señalando además que el ahora occiso laboraba en una empresa denominada Estructuras y Andamios de Monclova, al momento del accidente.

El informante señaló que días antes de los hechos, personal de la CFE acudió para instalar una especie de plástico sobre el cableado de alta tensión, que hace las veces de aislante, precisamente para evitar accidentes como el ocurrido, sin embargo, todo parece indicar que el ahora occiso se encontraba solo trabajando, cuando presuntamente y por precaución debe haber una persona en tierra para apoyar a la persona que sube el andamio hidráulico.

Elementos de la Comisión Federal de Electricidad fueron enviados al sitio del accidente de trabajo, con el fin de revisar las líneas dañadas y en su caso reanudar el servicio de energía eléctrica en el sector.

El cadáver del infortunado fue llevado al Servicio Médico Forense para que se practique la autopsia que marca la ley y sea reclamado por sus familiares.