21 de diciembre de 2013 / 12:50 a.m.

 

Guadalupe.- A pocos días de la navidad, un joven contratista murió electrocutado cuando se encontraba sacando unas líneas subterráneas para el nuevo estadio de Los Rayados,  en el municipio de Guadalupe.Los hechos se registraron minutos antes de las 14:00 horas de este viernes, en  una de las entradas del Parque Río La Silla. El hombre de 26 años de edad fue identificado como Jorge Alberto Medina de  la Rosa, con domicilio en la colonia Topo Chico, en Monterrey.Personal de Bomberos, informó que el cuerpo del sujeto quedó colgado de los cables de alta tensión de unos 13 mil volts, pues se acercó mucho a ellos. "Estaban sacando una líneas de alta tensión subterráneas y al estar manipulando las líneas se subió al poste, pero se acercó mucho a la corriente de 13 mil volts y le hizo un arco y le hizo una descarga de energía, se quedó colgado y murió instantáneamente". Dijo Ismael Duarte Valle, comandante de Bomberos de Guadalupe."Lo que estaba separado de la línea de 13 mil vots era de unos 50 centímetros se acercó mucho por eso lo alcanzó a agarrar", agregó.En entrevista aseguró que el fallecido  tenía su equipo de seguridad como el arnés y casco, lo que evitó que cayera al piso."Tenía todas las medidas el problema fue que se acercó mucho a la energía, de hecho quedó colgado con su propio arnés, sino hubiera traído las medidas de seguridad se habría caído", añadió.Sin embargo ninguna autoridad detalló si el hombre estaba solo, o había más trabajadores.Al lugar acudieron elementos de Protección Civil, así como una cuadrilla de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), quienes hicieron las maniobras necesarias y lograron bajar el cuerpo del hombre.También se dieron cita policías municipales y personal del Servicios Periciales, para revisar la zona.Alrededor del 15:20 horas arribó la unidad del Servicio Médico Forense, para trasladar el cuerpo del joven al Anfiteatro del Hospital Universitario, donde se espera que sea reclamado por sus familiares durante las siguientes horas.Guardias del lugar, aseguraron no saber a qué hora llegó a trabajar el hombre, pues dijeron que seguido los cambian de la zona.

Marilú Oviedo