13 de marzo de 2013 / 02:36 p.m.

Se quejan de la presencia de policías armados, de que les quitaron las baquetas al baterista, de presuntos daños al equipo de sonido y de que un inspector le pidió un beso a una cliente.

 

Monterrey.-• La denuncia interpuesta por los propietarios del bar El Catrín contra inspectores del municipio de Monterrey se sustenta en tres videos, en poder de este medio, que revelan aspectos del operativo realizado durante la madrugada del sábado pasado y que concluyó por la tarde de ese mismo día con la clausura del lugar.

Uno de ellos, grabado por una cliente del establecimiento, exhibe a un presunto inspector que en el video editado se identifica con el nombre de Saúl Alfredo Cuatelo, cuando presuntamente intenta propasarse con ella.

“"Un beso, mi amor"”, se le escucha decir al supuesto empleado municipal, al tiempo que se acerca a la mujer.

“"No se te ocurra, pendejo"”, le responde en tono molesto, al tiempo que avienta un manotazo.

La situación no pasó a mayores porque el sujeto se aleja de inmediato sin contestarle a su interlocutora.

Las imágenes del segundo video muestran a la misma persona, de gorra y playera a rayas horizontales, intentando desconectar el equipo de sonido del local que, a decir de los propietarios del negocio, sufrió daños

Se le observa cuando pasa bailando al ritmo de la música por el escenario y se dirige al lugar donde se encuentran la mayoría de las conexiones que en ese momento eran utilizadas.

Pese a que era grabado de cerca, en ningún momento impidió que la cámara lo siguiera en su accionar.

Los propietarios del negocio también se quejaron de que varios policías empuñaban sus armas al momento del operativo. En las tomas se aprecia al menos a tres elementos de la corporación regiomontana, dos hombres y una mujer, con sus pistolas al cinto.

En otra escena, los elementos de Policía le quitan por la fuerza las baquetas al baterista, que parece reclamar este hecho sin éxito a los uniformados.

También se aprecia cómo el local se queda a oscuras unos instantes, situación que los denunciantes achacan a los inspectores que llevaron a cabo el operativo y que, desde su perspectiva, pudo generar una psicosis entre los asistentes, que finalmente guardaron la calma.

El tercer y último video recopila el rescate de los empleados que se quedaron atrapados al interior del bar tras la imposición de sellos de clausura.

Al inicio del mismo, Abel Ocañas, encargado del local, denuncia ante la cámara que el pegote de la autoridad tiene una fecha distinta al día en que se llevó a cabo el acto del municipio.

Tras salir en camilla la empleada, se observa al encargado del negocio cuando increpa al inspector de Alcoholes.

“"Te voy a demandar por esto, sé que a ti te vale todo, pero te voy a demandar por esto, porque la señora corrió riesgo ahí... eres un prepotente”", le advierte.

En respuesta, el funcionario municipal se limitó a asentir sin entrar en polémica con Ocañas.

Darán seguimiento a queja

Aunque defendió la actuación del personal municipal que clausuró el bar El Catrín el pasado fin de semana, la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes Cervantes, aseguró que se le dará seguimiento a la queja interpuesta por los propietarios del negocio.

“"Vamos a estarle dando seguimiento a esa situación, la información que tengo es que los inspectores de Monterrey actuaron con prudencia.

“"De ninguna manera (se solaparan abusos), de hecho, debemos de recordar que hace aproximadamente un mes firmamos un convenio con la Comisión Estatal de los Derechos Humanos y estamos en capacitación constante todos los servidores públicos"”, destacó la presidenta municipal.

Arellanes Cervantes insistió que a pesar de la denuncia, los establecimientos con venta de alcohol deben respetar la ley, y no provocar a los clientes para que corran a los inspectores ni retirar puertas para evitar la imposición de sellos de clausura.

"“Seguiremos trabajando conforme a derecho, hay que cumplir la ley y hay que cumplir también con los horarios que señala la ley, si no, ¿para qué queremos las leyes? Si cada quien va a hacer lo que quiere”", reclamó.

LUIS GARCÍA