DANIELA MENDOZA LUNA
21 de julio de 2013 / 02:11 p.m.

San Nicolás de los Garza • ¡Las calles son para los carros!, ¡muévete, estorbo!, ¡súbete a la banqueta!, ¡vete al parque!, ¡cómprate un carro, pobretón!”, éste y otros comentarios más subidos de tono son las frases escuchadas por los ciclistas cada día, así lo cuentan integrantes de diversos colectivos que se reúnen cada martes para una pedaleada urbana, en la que el destino no es tan importante como disfrutar el camino.

En Las Arboledas, de San Nicolás de los Garza, justo a la altura de la avenida Las Puentes, un grupo de casi 50 ciclistas de todas las edades se alista para comenzar la rodada: ajustan cascos, sacan chalecos fluorescentes, prueban luces y revisan el aire en las llantas.

Con ayuda de un megáfono divulgan entre los peatones los beneficios de usar la bicicleta, les invitan a sumarse al colectivo, y al mismo tiempo, cada tanto, dan mensajes de aliento a quienes van rezagados en la caravana.

La consigna es una y muy clara: "Compartamos la calle". Así lo dice Maye Muñoz, quien tiene cuatro años practicando el ciclismo urbano.

"Yo básicamente percibo mucho malestar en el automovilista, sienten que las calles son para ellos, lo cual no es cierto, porque son para todos.

"El automovilista no analiza que el hecho de que vaya uno en bicicleta, les deja más espacio a ellos, no está contaminando y la fluidez de tráfico puede ser mayor", dice.

Explica que el conductor de un vehículo sólo se enfoca en la velocidad que pueden alcanzar los ciclistas y no consideran las otras ventajas.

"A mí me gustaría que pudiéramos compartir la calle. Si los límites de velocidad realmente se respetaran, todos podríamos andar perfectamente, pero el automovilista no analiza que hay lugares donde se puede circular a 80 kilómetros, pero otros donde se puede tardar 30 minutos en un trayecto de menos de un kilómetro", dijo.

Para esta mujer, que tiene cuatro años pedaleando en comunidad, las respuestas son más simples de lo que parecen; no se pueden seguir ensanchando las calles para que pueda haber más vehículos, como una persona no puede compararse ropa cada vez más grande cuando comienza a engordar, sino que debe tomar medidas para mejorar su peso.

Para Rudy Gámez, quien encabeza la "rodada zombie" cada martes en el municipio de San Nicolás de los Garza, dice que el verdadero problema es de educación, y es que los automovilistas ni siquiera los consideran como parte del tráfico, lo cual se deriva en accidentes y malos tratos.

"No nos ven. Por más chaleco, por más reflejantes, el automovilista se preocupa por otros autos; si vas por un cruce, realmente no se preocupa por si viene una bicicleta o incluso una motocicleta; vamos manejando, te ven ya encima y frenan, realmente somos invisibles para ellos", dice el ciclista urbano.