26 de noviembre de 2013 / 08:34 p.m.

Monterrey.- Hace una semana que la joven señora Claudia Edith Carballo González vive en medio de la incertidumbre, el temor y la desesperación.

Y es que su pareja, quien durante años le dio malos tratos, se llevó a sus dos hijos tras golpearla, junto con otras personas, en la ciudad de Altamira, Tamaulipas.

Ella radica ahora en Cadereyta, con sus padres, luego de que en el sur de Tamaulipas no encontró el apoyo de las autoridades, además de que tiene temor de que el sujeto le haga más daño.

Claudia Edith, de 27 años, comentó que todo ocurrió el miércoles 20 de noviembre en la colonia Jardines de las Arboledas, en Altamira.

Su pareja, José Antonio Juárez Rivas, de 35 años, y un cómplice, Jorge Enrique Fregoso Sanmartín, la agredieron a golpes y le arrebataron a sus hijos.

"José Antonio Juárez Rivas y Jorge Enrique Fregoso Sanmartín. Ellos me agredieron a mí, me golpearon para que yo quedara desmayada y poderse llevar a los niños", relató el ama de casa, originaria de Minatitlán, Veracruz.

Los menores fueron identificados como Frank Antonio y Abril, de 11 y 4 años. Sólo el primero es hijo de José Antonio.

La madre de los niños pide la comprensión y apoyo de las autoridades, aunque no siquiera en Cadereyta la han orientado legalmente.

"Que me ayuden a encontrar a mis dos niños. Estoy desesperada porque no sé dónde están o qué les están haciendo… y mi pequeña hija", refirió.

Por su parte, Clarissa Yuridia Carballo, hermana de Claudia, consideró que José Antonio y los pequeños podrían estar aún en la región de Tampico, aunque no descarta que se hayan ido a la Ciudad de México, donde el sujeto tiene una hermana.

"Lo que queremos es que regresen los niños. El niño iba gritando. La otra más pequeña, me comenta mi hermana, iba llorando. Y queremos que nos ayuden, oiga", aseveró.

Clarissa hizo un llamado a la comunidad en la región para que, de llegar a ver al sustractor o a los menores, llame de inmediato a la Policía.

"Pues que la gente vea y los denuncie, porque no es justo, y además no es el papá de la niña el que se la llevó. Es una persona ajena a la niña, fueron las dos personas estas. Lo que queremos, más que nada, es que regresen a los niños", reiteró la tía de los afectados.

Por lo pronto la joven madre espera que sus hijos regresen a su lado sanos y salvos, aunque antes las autoridades deberán dejar de lado la pasividad.

AGUSTÍN MARTÍNEZ