18 de enero de 2013 / 01:01 a.m.

Monterrey.- • Además del dolor de perder a su esposo en un accidente, ahora Nancy Chacón Navejar siente la impotencia de la injusticia, pues por una negativa del patrón de su cónyuge, ella y sus hijos no pueden recibir la pensión que por ley les corresponde.

La mujer, con sus hijos Melanie, de seis años, y Cristo, de 12, piden justicia. Todo lo que les pide el Seguro Social es que el empresario José Rubén Magaña Tristán firme un documento para liberar la pensión.

José Guadalupe Pérez Sandoval, de 39 años, murió en un accidente carretero el 27 de octubre del año pasado, en la carretera Doctor Arroyo-Matehuala, en territorio de Nuevo León, mientras con dos compañeros viajaban en un camión de valores en que repartían nóminas de varias empresas al sur de la entidad. Sólo el murió.

La empresa donde estaba registrado Pérez Sandoval es Consolidado, pero generalmente trabajaban en camiones de Cosevisa, dice la señora. El patrón, era tío político de su marido, pero ni por el parentesco ha querido firmar.

Son ya casi tres meses que Chacón Navejar ha andado en trámites. No puede buscar un trabajo mientras no arregle su situación, y esta no se arregla por una simple firma que le niegan.

FRANCISCO ZÚÑIGA