20 de marzo de 2013 / 12:30 p.m.

Monterrey • Cuando Manuela Román Bacio acudió a visitar a su novio, a donde labora como guardia de seguridad en un plantel educativo, nunca se imaginó encontrarlo con otra y lo peor, que él se enfureciera y la golpeara hasta sacarle sangre.

La dama de 57 años de edad habitante de la colonia Buenos Aires, al sur de Monterrey, resultó con una herida en la frente, pero el agresor identificado como Alfonso Guerrero, de 49 años, logró escapar con la otra mujer, dejando abandonado su puesto en la Universidad Metropolitana de Monterrey.

Precisamente los hechos ocurrieron ahí en ese plantel, ubicado en el cruce de las calles de Juan Ignacio Ramón y Galeana, en el centro de la capital regiomontana.

Ella reveló que es soltera, tiene sus hijos y unos 10 meses de andar con Alfonso, en quien siempre confió. Pero al llegar a eso de las 10 de la noche a la escuela a visitarlo lo vio con otra mujer más joven que ella, le reclamó y el ofendido fue el guardia, quien la emprendió a golpes contra su novia quincuagenaria.

Un empleado de una tienda de conveniencia la apoyó, arribando paramédicos de la Cruz Roja Metropolitana y elementos de la Policía de Monterrey, pero ella no quiso que fuera llevada a un hospital.

La recepción de la Universidad fue dejada sola por el agresor, huyendo pero cerrando con candado antes de la llegada de los guardianes del orden.

Doña Manuela Román, prometió no volver más con Alfonso.

IRAM OVIEDO