31 de mayo de 2013 / 11:22 a.m.

Monterrey • La mujer que fue acribillada el miércoles frente a su domicilio ubicado en la colonia Pedregal de Santo Domingo, en San Nicolás, acababa de recuperar su libertad y al salir del Penal del Topo Chico salió con la encomienda de vender droga para un grupo de la delincuencia organizada que opera en los municipios asentados al norte de la ciudad.

De acuerdo a las investigaciones que realizan los elementos del grupo de homicidios de la Agencia Estatal, Miriam Alejandra Lara Padilla, de 24 años de edad, se mantenía de lo que obtenía por la venta de droga.

Trascendió que hace unas semanas también fue acribillado el hombre con el que mantenía una relación sentimental y quien presuntamente se dedicaba a la misma labor delincuencial.

Lara Padilla estuvo presa varios meses por su presunta participación en el robo de una camioneta que le aseguraron en enero del año pasado en el municipio de San Nicolás, donde la sorprendieron con Ricardo Flores López.

Aparentemente, al salir del centro penitenciario se alejó de las actividades delictivas y estaba dedicada sólo a su familia.

Sin embargo, los investigadores estatales establecieron que comenzó a dedicarse a la venta de la mercancía que distribuían integrantes del grupo criminal con el que colaboraba y al que dijo pertenecer en enero del año pasado, cuando fue capturada por policías nicolaítas.

Miriam Alejandra Lara fue asesinada de seis balazos la noche del pasado miércoles frente a su domicilio y casi ante la mirada de su madre, quien corrió a tratar de auxiliarla, cuando ya estaba sin vida.

Ahora, los ministeriales buscan ubicar el vehículo dorado en el que presuntamente viajaban los presuntos responsables del asesinato de la ex presidiaria.

REDACCIÓN