22 de marzo de 2013 / 01:37 a.m.

La enfermedad la sufre una de cada diez mujeres, y se presenta por medio de dolores a partir de los 15 años, por lo que comúnmente se cree que es normal por su género femenino.

 

Monterrey.- • Una de cada diez mujeres jóvenes sufre de dolor crónico, sin saber que se trata de endometriosis, una enfermedad que ha sido comparada con un cáncer benigno, pues aunque no causa la muerte, sí deteriora gravemente la calidad de vida.

Este problema comienza desde temprana edad, pues se detecta alrededor de los 15 años, y muchas veces se confunde con dolores propios y normales del periodo menstrual, que se van agravando con el paso de los años, dice el especialista del Hospital Ángeles, Leopoldo Vázquez Estrada.

"Lamentablemente la mayoría de las mujeres no saben lo que es la endometriosis, y creen que sus síntomas son una situación 'normal' propia de su género. Lo platican a las mamás, y les dicen; aguántate, así nos tocó por ser mujeres", dijo.

Sin embargo, el dolor se puede evitar, por lo que invitó a la población femenina a que ante la presencia de dolor pélvico intenso, progresivo, asociado o no con las menstruaciones, acuda con un médico especialista, quien diagnosticará oportunamente y determinará el tratamiento más adecuado para el control efectivo y seguro de la endometriosis.

El especialista explicó que este problema se debe principalmente a que el endometrio, tejido que cubre la cavidad del útero, crece en la parte exterior de éste, implantándose en ovarios, vejiga, útero e intestinos, lo que desencadenan un dolor pélvico intenso.

Eva Marina Alba Bucio sufrió durante años estos dolores. Actualmente es presidenta de Endo Vida Plena, organismo que orienta a las mujeres sobre los efectos de la endometriosis y la manera de evitar el dolor.

"Era un dolor tan fuerte que se podía comparar a un alambre retorcido saliendo y entrando del cuerpo. A veces era tan fuerte que me desmayaba", narró al dar su explicación sobre el padecimiento.

En México lo padecen unas 3.3 millones de mujeres, que debido a esto, reducen su productividad laboral en un 38 por ciento, y presentan probabilidad de infertilidad hasta en un 50 por ciento de los casos. Además, hace doloroso el coito.

"Con el tiempo vienen otros problemas, por eso cuando la mujer se niega a tener relaciones sexuales porque le duele la cabeza, en realidad le duele todo, por la endometriosis", explicó el médico Vázquez Estrada.

Aunque la endometriosis es crónica, han surgido nuevos fármacos, como el dienogest, que alivian el dolor y permiten mejorar la calidad de vida.

Existen otras alternativas de tratamiento, indicó el galeno, pero pueden provocar efectos secundarios que limitan su uso a largo plazo; es por ello que en el marco del Mes Mundial de la Endometriosis, se presentó una nueva terapia oral desarrollada específicamente para mitigar los síntomas de dicho padecimiento, la cual contiene dienogest, una progestina única en su género, que ofrece a las mujeres una alternativa efectiva a largo plazo para el alivio del dolor y la reducción significativa de lesiones endometriales.

"El nuevo tratamiento oral con dienogest satisface una necesidad médica que no había sido cubierta, al proporcionar a las mujeres una opción efectiva para el alivio del dolor a largo plazo, ya que suprime moderadamente la producción de estrógeno en el organismo, reduciendo el crecimiento del tejido endometrial y controlando de manera efectiva las molestias sin la presencia de efectos adversos como pérdida de densidad mineral ósea, resequedad vaginal, bochornos y alteraciones en los niveles de lípidos", manifestó.

FRANCISCO ZÚÑIGA