22 de julio de 2013 / 06:49 p.m.

 Desde su trinchera, 24 mujeres migrantes que fueron deportadas de Estados Unidos a Tijuana, emprenden una batalla legal contra autoridades estadounidenses para recuperar a sus hijos, quienes están bajo el resguardo del gobierno del vecino país.

En Casa Madre Assunta, un albergue para mujeres migrantes ubicado en la colonia Postal, mensualmente llegan por lo menos entre 40 y 50 nuevas inquilinas, 80% son madres.

El abogado del organismo Daniel Roberto Bribiesca García, explicó que para ganar la batalla legal las mujeres deben someterse a una serie de requisitos difíciles de cumplir: conseguir empleo, acudir a los citatorios que agenda el gobierno estadounidense para tener breves encuentros con sus hijo a través del teléfono.

Bibriesca García indicó que en promedio al menos un 4% logra recuperar a sus hijos, mientras que en un porcentaje menor el gobierno les ha negado la entrega.

 — LORENA LAMAS