22 de mayo de 2013 / 05:23 p.m.

El director ejecutivo del campeonato alemán, Christian Seifert, dijo que organizar el torneo en el calor del pequeño país del Golfo Pérsico puede poner en peligro la salud de los jugadores y fanáticos.

"La prioridad siempre es la salud de los jugadores, y eso es lo que más me molesta, que se tomó una decisión que probablemente ignora por completo la salud de los jugadores, y que no toma en cuenta la realidad del deporte", comentó Seifert en Londres, donde se encuentra para la final de la Liga de Campeones del sábado entre los clubes alemanes Bayern Munich y Borussia Dortmund.

"Si tomas una decisión que se aleja tanto de la perspectiva deportiva y resulta convertirse en algo, digamos, político, una decisión de política deportiva, entonces esto es malo para el deporte... tengo mis dudas sobre la credibilidad de la FIFA".

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, no ha dicho abiertamente que quiere que el torneo se realice en el invierno, aunque la semana pasada consideró "irracional", jugar en el calor del verano en el desierto.

El plan de Catar contempla la construcción de estadios con aire acondicionado.

Desde la votación de 2010, que le otorgó el torneo a Catar por encima de las candidaturas de Australia, Japón, Corea del Sur y Estados Unidos, los dirigentes de la FIFA han expresado su preocupación por el calor.

"Estamos muy contentos porque la FIFA se dé cuenta que hacer calor en el verano en Catar. Ese es un hallazgo fantástico", ironizó Seifert, quien es vicepresidente de la federación alemana de fútbol. "Estoy completamente convencido que es difícil, sino imposible, jugar un Mundial en el verano en Catar".

"Quizás puedan crear un techo artificial sobre todo el país, o sobre los estadios, pero, ¿qué significa eso para la gente en la prensa que tiene que trabajar allí, que significa para los fanáticos que están allí?".

Si el torneo se realiza en el invierno del Golfo, probablemente tendría que ser en enero y febrero de 2022, lo que afectaría los cronogramas de todas las ligas europeas.

"Tengo la impresión que las otras ligas también están muy molestas con la situación, que un torneo de cuatro semanas afecte quizás tres años de ligas profesionales de fútbol en Europa", dijo. "Me demuestra que la FIFA, el organismo que se supone decida lo mejor para el deporte, ignore por completo el día a día de esas ligas, que son el corazón del fútbol, no un torneo que ocurre cada cuatro años".

Cambiar el torneo al invierno podría provocar que se realice otra votación, según Seifert.

"Estoy completamente seguro que si países como Inglaterra ven la oportunidad para otra votación, forzarán otra votación", señaló.

La liga Premier inglesa comparte algunas de las preocupaciones de Seifert sobre el torneo en Catar.

"Creemos que cambiar el Mundial al invierno provoca problemas y no funcionaría ni sería deseable desde la perspectiva del fútbol europeo", comentó el vocero de la liga Premier, Dan Johnson.

AP