10 de marzo de 2013 / 06:41 p.m.

Iker Muniaín marcó este domingo su primer gol de la temporada en la liga española para permitir la segunda victoria al hilo del Athletic de Bilbao, que venció 1-0 al visitante Valencia y truncó la racha de tres triunfos seguidos del conjunto "che" en el estadio San Mamés.

El Valencia, que suma tres fechas sin victoria, ocupa provisionalmente la sexta plaza con 42 puntos, mientras que el Athletic se alejó de la zona comprometida, pues está decimocuarto con 32 unidades gracias al solitario tanto de Muniaín a los 79 minutos.

En el segundo cotejo de la jornada, Levante y Getafe empataron 0-0, resultado que dejó a los segundos a una victoria de las plazas europeas y un puesto por encima del cuadro "granota", que impactó dos balones en el travesaño; el segundo pareció entrar en el arco, aunque no lo consideró así el árbitro.

Aparentemente cansado tras caer eliminado el miércoles de la Liga de Campeones frente al Paris Saint Germain, el Valencia concedió hasta cinco llegadas del Athletic en los cinco primeros minutos, incluyendo un centro de Ibai Gómez que Jeremy Mathieu casi desvió a su propio arco.

Los visitantes intentaron imponer un ritmo más lento del propuesto por el equipo del técnico argentino Marcelo Bielsa, mascando la posesión en la medular, y respondieron con un disparo del también argentino Tino Costa a un anterior zapatazo de Gómez, ambos atajados por los arqueros.

La lesión de Víctor Ruiz dejó sin centrales puros al Valencia, y el Athletic acarició el 1-0 en un tiro libre directo de Gómez al travesaño, pero el descanso sentó bien a los hombres de Ernesto Valderde, que forzaron dos intervenciones de Gorka Iraizoz tras sendos disparos de Sofiane Feghouli y el argentino Pablo Piatti.

Bielsa reaccionó dando entrada al bullicioso Muniaín, mientras Valverde relevó al paraguayo Nelson Valdez por Roberto Soldado, quien cruzó una peligrosa volea sobre al arco de Iraizoz, previo a otro latigazo de Piatti.

Sin embargo, el dominio valencianista no encontró la recompensa del triunfo, pues Muniaín se aprovechó de la falta de oficio de la zaga visitante cuando empalmó perfectamente un centro desde la derecha de Oscar De Marcos.

Soldado, en boca de gol, tuvo el empate, pero el ariete mandó el balón fuera y repitió desacierto en una volea posterior.

"El resultado nos favoreció exageradamente. Debemos mejorar", reconoció Bielsa.

Ap