31 de enero de 2013 / 02:31 a.m.

"Nos detuvieron y no dejaron que explicáramos a que íbamos, nos esposaron… y dijeron: estos son los delincuentes", narra Jacob Casiano.

Florencio Villarreal • Dos integrantes de la Policía Comunitaria de San Marcos fueron detenidos por efectivos de la Policía Municipal, al confundirlos con plagiarios y los encarcelaron varias horas, a pesar de haber frustrado el secuestro de una adolescente en la comunidad de Las Vigas.

Lo anterior fue dado a conocer durante la toma de protesta de la Policía Comunitaria en la cabecera municipal de Cruz Grande, en el municipio de Florencio Villareal, región de la Costa Chica, cuando Jacob Casiano, nuevo integrante del grupo de Autodefensa Ciudadana denunció que acudió a dar el apoyo a personal de Protección Civil de ese municipio y los detuvieron.

Contó que ayer, habitantes del poblado de San Marcos frustraron junto con la policía comunitaria el secuestro de una adolescente de 14 años, hija de un comerciante de Las Vigas, aunque los delincuentes huyeron.

Casiano Peralta, citó que cuando acudían a buscar a los delincuentes junto con otro de sus compañeros, se encontraron con la Policía Municipal y Estatal, y los detuvieron sin mediar pregunta del motivo de su presencia en el poblado y se los llevaron a las instalaciones de la corporación.

"Nos detuvieron y no dejaron que explicáramos a que íbamos, nos esposaron, nos subieron en la camioneta de la Policía Municipal de San Marcos, nos taparon la cara y escuchamos que dijeron: estos son los delincuentes.

"Nos interrogaron cuando nos llevaron a barandilla y les dijimos que recibimos una llamada de Gechi, coordinador de Protección Civil, pidiendo que apoyáramos en un secuestro", explicó.

Ante los integrantes de la nueva Policía Comunitaria dijo que a pesar de que dieron sus nombres y les informaron a los elementos policiales que iban coadyuvando como Policía Comunitaria, los municipales hicieron caso omiso y también fueron despojados de las armas que llevaban.

"Les explicamos que nosotros somos promotores de la UPOEG y que estamos dando nombres a la policía comunitaria para integrar grupos nuevos, pero después de cinco horas nos liberan y nos dicen que se habían equivocado", comentó el nuevo comunitario Jacob Casiano.

Condenó la manera en que fueron tratados, ya que no les dieron tiempo de explicarles que eran parte de la autodefensa civil armada contra la inseguridad.

"No nos dieron tiempo de explicarle y a mí me quemaron durante la detención, con la lámina de la camioneta y traigo quemadura en la pierna y el estómago", se quejó.

Javier Trujillo