11 de abril de 2013 / 12:28 p.m.

Monterrey • Apenas una semana después de su nombramiento, el teniente Axel Miguel Velázquez Sedas, mando de la Marina que encabeza la Dirección de Comercio, tuvo su primer altercado con los puesteros del primer cuadro de la ciudad.

En punto de las 12:00, el funcionario arribó al corredor peatonal de Morelos e inició el desalojo de los oferentes, apoyado por inspectores y decenas de elementos de la Policía de Monterrey.

De inmediato abordó al primer comerciante y, tras revisar su papelería, le lanzó el ultimátum que repetiría en cada uno de los casi 50 puestos que retiró de la zona.

“"Le puedo dar dos opciones: una, que usted retire sus cosas de propia mano, o en su defecto, vamos a tener que proceder a decomisar. Adelante, con tranquilidad, con calma, pero por favor, haga lo que tiene que hacer"”, le espetó, para retirarse tras recibir una respuesta positiva.

Pero lo que al principio transcurrió como un operativo sin contratiempos, fue subiendo de temperatura cuando abogados de la bancada legislativa del PRD arribaron al lugar para iniciar la defensa legal de los desalojados.

Los comerciantes siguieron al mando militar por varios minutos, gritando consignas contra él y la alcaldesa Margarita Arellanes Cervantes, en las que le exigían un diálogo y que los dejaran trabajar para mantener a sus familias.

“Vienen a reprimirlos, tanta inseguridad que hay en el estado de Nuevo León para que vengan a reprimir a esta gente, no se vale… ellos están amparados legalmente”, refirió Joel Vázquez, litigante perredista.

Aunque alegó ante el director de Comercio que existía un supuesto acuerdo con la Secretaría del Ayuntamiento para dejarlos trabajar, el funcionario les respondió que se atendería de forma personal a cada comerciante en las oficinas de la dependencia.

Los oferentes presentaron boletas de pago, permisos vencidos e incluso supuestos amparos, pero a todos se les emplazó a tramitar una licencia nueva, sin importar que algunos invocaron el recurso de la edad para evadir el operativo.

“"Ya no puedo trabajar, entiéndame, ¿de qué me voy a mantener…?, déjeme trabajar, deme chance hoy (ayer) y mañana (hoy) me presento"”, le pidió un comerciante de la tercera edad, sin que hubiera respuesta positiva.

Al filo de las 13:15 se retiró del lugar y la calle Morelos quedó libre de comerciantes.

Sin embargo, minutos después los comerciantes protestaron en la oficina de la alcaldesa de Monterrey, porque los quitaron, pese a que habían pagado los derechos municipales.

Con sus recibos vigentes y con fecha reciente, los ambulantes se dirigieron hacia el primer piso del Palacio de Cristal, y se apostaron frente a la oficina de la munícipe, quien no se encontraba en el lugar.

También llevaban otros recibos de años pasados, para demostrar que tienen mucho tiempo vendiendo en las calles y pagando sus impuestos municipales.

Encabezados por el diputado perredista, Eduardo Arguijo Baldenegro, los oferentes se posesionaron de los pasillos durante más de una hora, mientras su líder era recibido en el interior.

Miguel López Castro, quien dijo tener más de 30 años como comerciante en la plaza comercial Morelos, explicó que ellos pagan un impuesto municipal correspondiente al permiso de uso de suelo para vender en vía pública.

La presencia de los comerciantes se dio poco después de las 13:00, cuando concluyó el operativo en Morelos, encabezado por el titular de la Dirección de Comercio de Monterrey, Axel Miguel Velázquez Sedas.

Los comerciantes improvisaron sobre la marcha, y sin pancartas ni mantas, llegaron hasta el Palacio, donde exigieron ver a la alcaldesa.

El legislador Arguijo Baldenegro fue recibido por el secretario particular de la alcaldesa, quien le prometió tratar el asunto con la presidenta municipal y darles una respuesta.

Por lo pronto, dijo, se analizará el caso de los 80 comerciantes, dado que están mostrando pruebas de que estn dentro de la ley.

Ante el ofrecimiento, los comerciantes se retiraron por lo pronto, mientras se define su situación.

1.- El director de Comercio de Monterrey, el teniente Axel Miguel Velázquez Sedas, acudió con los vendedores y los invitó a retirarse, pues de lo contrario, se les decomisaría su mercancía.

2.- Abogados del PRD llegan a la escena para manifestar su inconformidad con el operativo que se desarrollaba en la plaza Morelos.

3.- El titular de Comercio y vendedores se dirigen al Palacio de Monterrey.

4.- Los comerciantes llegan a la oficina de la alcaldesa, pero ésta no se encuentra. Los atiende el secretario particular.

5.- El diputado del PRD, Eduardo Arguijo, encabezó las protestas.

6.- A las 18:20, los comerciantes llegan nuevamente al Palacio Municipal para protestar.

LUIS GARCÍA Y FRANCISCO ZÚÑIGA ESQUIVEL