25 de mayo de 2013 / 06:09 p.m.

El exodo de familias en los municipios que son frontera con Tamaulipas fue inevitables tras los acontencimientos violentos.

Habitantes de China, General Bravo y Doctor Coss decidieron partir a los Estados Unidos o hacia otras entidades ante las constantes balaceras registradas entre grupos de la delincuencia organizada.

El 30 de enero del 2011 impactó a quienes recorrían la plaza principal de China. Era domingo por la tarde. Un comando irrumpió en la avenida principal y disparó en contra de civiles.

"Hace aproximadamente tres años, tuvimos muchos incidentes, balaceras, enfrentamientos que hubo aquí, inclusive arremetieron contra la población, desgraciadamente falleció un muchacho y 11 personas resultaron lesionadas. Vivimos momentos de terror y el pueblo casi quedó abandonado", expresó el alcalde Oscar Cantú Garza.

"Esperemos que ésa época no se vuelva a repetir, fue una época muy triste para nuestro municipio, cerraron muchísimas empresas, restaurantes, tiendas de conveniencia, se fueron familias enteras a Estados Unidos o Monterrey", complementó.

Desde entonces, China tiene 18 policías que fungen como tránsitos o resguardan edificios públicos. Ninguno tiene porte de arma y apenas presentaron las pruebas de confianza.

En el municipio de General Bravo se convirtió - hasta hace unos meses- en la "guarida" del grupo de los Zetas y del Cártel del Golfo.

No tiene un sólo policía; su población y visitantes bajaron en los últimos años, reconoció el alcalde Édgar Cantú Fernández.

"Sí bajó en los últimos años, un promedio de un 30 por ciento, gente que se fué a Estados Unidos. La gente ya estaba en Estados Unidos entonces venían de visita los fines de semana", sostuvo.

Actualmente federales y militares rondan por las calles de General Bravo, lo tienen "blindado" de la delincuencia.

"Posteriormente veremos en pláticas con el Gobierno del Estado para ver si adquiriremos una policía por la cuestión del mando único", consideró.

En silencio, se recorre el Municipio de Doctor Coss, en pleno mediodía son contados los que caminan por el mal afamado "pueblo fantasma". Las casas y los ranchos tienen meses sin ser ocupados.

"No tenemos policías desde el 2010, no ha beneficiado ni ha perjudicado, pero si hace falta la autoridad, no tanto por lo que ha pasado sino para el respeto del pueblo", indicó el alcalde José Guadalupe Ríos Ríos.

"Tuvimos un tiempo, de que ya habían abandonado un poco pero ya están empezando a regresar, ya vinieron a limpiar sus casas, ya tenemos más presencia", recordó.

Tanto en Bravo como en Dr. Coss; los síndicos son quienes atienden robos, peleas o denuncias. Pese a no tener policías, patrullas ni recursos los municipios de China, Bravo y Doctor Coss reportan una baja en los índices delictivos de los últimos meses.

José Plata