30 de enero de 2013 / 09:04 p.m.

Ciudad de México • El presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Raúl Plascencia, advirtió que el enfrentamiento constante entre las autoridades de seguridad pública y la delincuencia organizada, así como entre los propios grupos delictivos, fue la principal causa de muertes violentas y provocó en 2012 el deceso de 34 personas ajenas a esos conflictos.

Alertó, además, sobre la proliferación de acciones de autodefensa y la decisión de tomar la justicia por mano propia en comunidades de estados como Guerrero, debido a la alta percepción de inseguridad y falta de confianza en las autoridades.

Al rendir su informe anual de actividades ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, Plascencia advirtió:

“La única vía segura para recobrar la paz y tranquilidad en aquellas zonas del país donde el crimen ha proliferado es con fuerzas de seguridad pública profesionales y regidas bajo estrictos controles de honestidad, rectitud y ética”.

Remarcó, además, que los cuerpos de seguridad pública deben siempre ser los primeros en observar las leyes, pues de lo contrario, no sólo no se cumple con la función para la cual existen, sino se alimenta y fomenta el crecimiento de los grupos criminales y se vuelve, a final de cuentas, generadora de la violencia que en realidad debería combatir.

El ombudsman nacional lamentó, además, la desatención de la extinta Secretaría de Seguridad Pública a las recomendaciones que en su momento le hizo la CNDH, por lo cual incluso compareció el entonces secretario Genaro García Luna ante el Senado de la República.

Entre las instituciones con mayor número de recomendaciones por presuntas violaciones a los derechos humanos destacan el IMSS, la Secretaría de la Defensa Nacional, el Órgano de Readaptación Social de la desaparecida SSSP, la CFE y la SEP.

Fernando Damián