1 de febrero de 2013 / 06:02 p.m.

Monterrey • La Procuraduría de Justicia en el Estado tomó el control de la investigación que se sigue para esclarecer el asesinato de los integrantes del grupo musical Kombo Kolombia y recabó la declaración testimonial del único sobreviviente de la masacre que aseguró desconocer quién o quiénes los contrataron para tocar en la cantina donde fueron secuestrados por integrantes de un grupo armado.

Aunque, en un principio el testigo del ataque estuvo en manos de los elementos del Ejército Mexicano, quienes lo retuvieron por varias horas, las autoridades estatales retomaron el control de las indagatorias y comenzaron por recabar su versión en relación a los sangrientos hechos que presenció.

El sobreviviente afirmó que su compañero, la primera voz del grupo, Carlos Alberto Sánchez Aguirre, era quien se encargaba de negociar los pormenores de las contrataciones de ‘las tocadas’ que realizaban.

Por lo que desconoce con quién se coordinó para la última presentación privada que realizaron la madrugada del pasado 25 de enero en la cantina La Carreta, la cual está ubicada en la carretera que conduce al paraje Potrero Chico, en el municipio de Hidalgo.

Dijo que Sánchez Aguirre negociaba las presentaciones y luego se concretaba a convocarlos e informarles sobre el evento pactado.

Aseguró que al concluir la tocada fueron sorprendidos por los delincuentes, aunque no precisó la cantidad de hombres armados que los plagiaron y posteriormente asesinaron a sus compañeros.

El testigo manifestó que cuando los tenían en el despoblado hasta donde los llevaron para asesinarlos, logró escapar entre la confusión, corrió y durante un buen tiempo permaneció oculto en el monte.

Aseguró que luego corrió y lo hizo casi toda la noche hasta llegar a la carretera donde recibió auxilio y fue trasladado al restaurante desde el que se comunicó con sus familiares y con las autoridades federales para denunciar los hechos de los que habían sido víctimas.

REDACCIÓN